DISOLUCIÓN DE «LA MAZA»

En este texto hemos estudiado algunos asuntos que nos han llevado a tomar esta decisión, como comprender que en España no toca una revolución popular antes de la socialista, el carácter imperialista de España, o de mayor importancia, la necesidad de un órgano de expresión comunista que organice a la vanguardia, también denunciamos algunos errores que hemos cometido, si bien no contiene nada novedoso a lo que Bitácora (Marxista Leninista) ya ha expuesto en diversas publicaciones. Puede resultar de interés para que otras personas no cometan los mismos errores, por la síntesis de refutaciones al maoísmo o también por la crítica que contiene a algunas agrupaciones pseudomarxistas con las que hemos tenido relación durante la existencia de «La Maza» –IC, PCM [antes P(ml)T] y OCR– así como al grupo «Reconstitución».

Pero reiteramos, en Bitácora (Marxista Leninista) se puede profundizar sobre todos estos asuntos y más. En concreto, el lector interesado en este documento y que tenga interés por el órgano de expresión Bitácora M-L, debe leer Fundamentos y Propósitos; Equipo de Bitácora (M-L), 2022

Sobre el imperialismo y la posición de España. Revolución socialista y construcción del partido. Autocrítica y Bitácora ML

Siguiendo las enseñanzas sobre el imperialismo de Lenin y Stalin y especialmente del libro de Stalin, “Fundamentos del Leninismo”, hemos querido aplicar los conocimientos adquiridos de este sobre el imperialismo primero y luego un poco del capítulo “VII Estrategia y táctica”, en ambos sentidos especialmente referidos a la situación de España. En el sentido del aprendizaje, es importante no solo memorizar un contenido, también aplicarlo para demostrar su comprensión, de lo contrario sería simple repetición.

Las principales tesis que hemos concluido son que el objetivo estratégico en España es la revolución socialista y la cuestión táctica esencial es la construcción del partido del proletariado. 

Respecto a la primera, por lo tanto, nos toca reevaluar nuestros documentos, al menos sobre la República Popular. Pero no solo, en este documento también hemos profundizado en la cuestión de autocrítica y señalamos otros errores que nos quedan por rectificar en nuestros documentos como por ejemplo sobre construir a la vez el partido junto con conquistar el sindicato y sobre referencias al antiimperialismo en Latinoamérica o el Congo. 

Sobre la construcción del partido, ya es algo reflejado en nuestros documentos, por lo tanto lo que hemos realizado ha sido una profundización sobre lo prioritario a realizar para lograrlo. Aunque sí que hemos detectado en este caso que no hemos abordado como prioritario un plan bajo principios ML para conseguirlo (viene ahora después de 2 años constituidos), centrándonos principalmente en la exhortación a realizarlo, pecando en este caso de voluntarismo y de menospreciar labores teóricas esenciales para desarrollar una práctica adecuada a los fines propuestos y desperdiciando demasiada energía en un trabajo de masas pobre que era secundario sin haber conquistado primero a la vanguardia proletaria. Se evidencia, otra vez, que la falta de teoría está vinculada a una práctica estrecha militante y que gracias a un trabajo teórico correcto, podemos revertir la situación.

Ese voluntarismo, debido principalmente a un insuficiente conocimiento del ML y acrecentado por las experiencias anteriores de organización, ha provocado otras serie de errores prácticos como un trabajo de masas artesanal con objetivos irrealizables y de facto intrascendente. La falta de ese análisis bajo principios ML, nos ha llevado a cometer esos errores y también a no ver que ya había una organización avanzada, caminando el correcto camino ML, Bitácora ML, la cual nos ha ayudado de diferentes maneras a mejorar, por lo tanto, consecuentemente y siguiendo las conclusiones extraídas del estudio y elaboración de un plan para construir el partido, comenzaremos a desarrollar el trabajo de reconstrucción del partido bajo su guía, después de clarificar nuestros errores.

1. La posición de España en el imperialismo

Damos por hecho que estamos en la época del imperialismo, los análisis que hace Lenin sobre este siguen plenamente vigentes. El análisis que hemos hecho sobre la posición de España en esta época no deja de evidenciar estos rasgos. Obras más recientes de marxistas, como la de Hoxha, evidencian también su vigencia y advierten del papel importante de los revisionistas en su mantenimiento:

“En las condiciones presentes, cuando, so pretexto de que las situaciones han cambiado, la causa de la revolución y la liberación de los pueblos es blanco de los ataques de los revisionistas jruschovistas, titoistas, «eurocomunistas», chinos y las demás corrientes antimarxistas, adquiere una importancia de primer orden el profundizar en el estudio de las obras de Lenin sobre el imperialismo.

Debemos volver de nuevo a estas obras, y estudiar profundamente y con suma meticulosidad en particular la genial obra de Lenin: «El imperialismo, fase superior del capitalismo» de 1916. Al estudiar con atención esta obra, veremos asimismo cómo los revisionistas, y entre estos también los dirigentes chinos, desnaturalizan el pensamiento leninista sobre el imperialismo, cómo entienden los objetivos, la estrategia y las tácticas de éste. Sus escritos, declaraciones, posiciones y actos demuestran que consideran de forma muy errónea la naturaleza del imperialismo, la ven desde posiciones contrarrevolucionarias y antimarxistas, tal como hacían todos los partidos de la II Internacional y sus ideólogos, Karl Kautsky y compañía, que han sido desenmascarados sin compasión por Lenin.

Si estudiamos atentamente esta obra de Lenin y nos atenemos con fidelidad a su análisis y conclusiones geniales, veremos que el imperialismo en nuestros días conserva en su totalidad los mismos rasgos característicos definidos por Lenin, veremos que la definición leninista de nuestra época, como la época del imperialismo y de las revoluciones proletarias, permanece inmutable, veremos que el triunfo de la revolución es inevitable.” (Enver Hoxha; El imperialismo y la revolución, 1978) 

Por lo tanto solo nos queda comprobar cómo se desarrollan los 5 puntos básicos que da Lenin sobre esta época del capitalismo en España:

“1) la concentración de la producción y del capital ha alcanzado un punto tan elevado de desarrollo, que ha creado los monopolios, decisivos en la vida económica; 2) la fusión del capital bancario con el industrial y la formación, sobre la base de este “capital financiero”, de la oligarquía financiera; 3) la exportación de capital, a diferencia de la exportación de mercancías, adquiere una importancia excepcional; 4) la formación de asociaciones capitalistas monopolistas internacionales, que se reparten el mundo; y 5) la culminación del reparto territorial del mundo entre las grandes potencias capitalistas. El imperialismo es el capitalismo en la fase de desarrollo en que se ha implantado el dominio de los monopolios y del capital financiero, en que la exportación de capital ha adquirido gran relevancia, en que los trusts internacionales han empezado a repartirse el mundo y en que ha terminado el reparto del planeta entre las grandes potencias capitalistas.” (Lenin; “Imperialismo; fase superior del capitalismo”, 1916)

España tiene en el 2019 el 14 PIB más alto del mundo, por detrás de Rusia, Brasil o Italia pero por delante de México o Turquía, datos.

Presenta rasgos de economía imperialista como un gran desarrollo del sector terciario, en 2019 representaba sobre el 68% del PIB, con un nivel similar a otros países imperialistas como Francia, Italia o Reino Unido. La terciarización de la economía es un rasgo también de potencias imperialistas:

“La mayor parte de Europa Occidental podría adquirir entonces el aspecto y el carácter que tienen actualmente ciertas partes de los países que la componen: el sur de Inglaterra, la Riviera y los enclaves de Italia y Suiza frecuentados por los turistas y que son residencia de gente rica, a saber: un puñado de ricos aristócratas que perciben dividendos y pensiones del Lejano Oriente, con un grupo algo mayor de personal profesional y comerciantes, y un gran número de sirvientes y de obreros ocupados en el transporte y en la industria trabajando en el acabado de productos manufacturados. Las ramas principales de la industria [la industria pesada – Nota nuestra] desaparecerían [de las potencias parasitarias – Nota nuestra] y los productos alimenticios básicos y los bienes semielaborados provendrían, como un tributo, de Asia y África (…) Aquí vemos las posibilidades que abre ante nosotros una alianza más amplia de los Estados occidentales, una federación europea de las grandes potencias, la cual, lejos de impulsar la civilización mundial, podría implicar el peligro gigantesco de un parasitismo occidental: un grupo de naciones industriales avanzadas cuyas clases superiores obtendrían enormes tributos de Asia y África, lo que les permitiría mantener a grandes masas de mansos empleados y criados, no ocupados ya en la producción agrícola e industrial a gran escala, sino en el servicio doméstico o en el trabajo industrial secundario controlado por una nueva aristocracia financiera” (J. Hobson; “Imperialism, a study”, 1902, en Vladimir Lenin; “Imperialismo; fase superior del capitalismo”, 1916).

Lo mismo sucede con el porcentaje de población asalariada, por encima del 80%, un nivel similar al de otras potencias. Lo cual responde a un alto porcentaje de proletarización y a su vez  a una gran concentración de capital y propiedad en pocas manos. El porcentaje de grandes empresas (+250 trabajadores) no llega al 1% (ronda el 0,2%) del total de empresas del país, sin embargo, emplean alrededor del 35% de asalariados, datos, con un valor similar al del resto de la UE en este sentido, datos. Este ínfimo número de grandes empresas representan alrededor del 40% de la riqueza del país, un nivel similar al de la UE. Creando así monopolios decisivos en la vida económica como la distribución y comercio, telecomunicaciones, energía, textil, automoción, metalurgia, construcción, transporte, bancos… Con empresas como Mercadona, Corte Inglés, Inditex, Telefónica, Iberdrola, Naturgy, Endesa, Seat, Repsol, Arcelor, ACS, Renfe, AENA, Caixa, BBVA, Santander… Sin dejar de destacar el ensamblaje de los bancos con las empresas, el capital financiero representado por la participación en algunas de las principales empresas, como Repsol, Telefónica, Iberdrola…

Respecto a la exportación de capitales también España se encuentra en los puestos más altos, en 2019 entre los 20 primeros del mundo en inversión extranjera directa (principalmente compra de participaciones en empresas extranjeras), datos. Mostrando un importante saldo positivo de varias decenas de miles de millones de euros en las cuentas financieras, datos (ayuda a entenderlo, datos). Destacando el gran peso que tiene Europa y América en dichas exportaciones, datos. Lo de Europa no es sorprendente, las dinámicas internas del capitalismo, de cada país, de sus políticas financieras, etc. dan lugar a toda una gran variedad de destinos para estas inversiones:

«El caso de Francia es distinto. Sus inversiones en el extranjero van destinadas principalmente a Europa, a Rusia en primer lugar –10.000 millones de francos como mínimo–. Se trata sobre todo de capital de préstamo, de empréstitos públicos, no de inversiones industriales. A diferencia del imperialismo británico, que es colonial, el imperialismo francés podría ser calificado de usurario. Alemania representa una tercera variante: sus colonias son irrelevantes y el capital exportado se reparte a partes iguales entre Europa y América». (Vladimir Ilich Uliánov, Lenin; Imperialismo fase superior del capitalismo, 1916) http://bitacoramarxistaleninista.blogspot.com/2021/01/la-burguesia-contemporanea-no-necesita.html?m=1 

Respecto a la exportación de servicios (ya hemos dicho es una característica de países imperialistas) aunque la mitad del valor de sus exportaciones de servicios (excluidos los bienes o productos) son del turismo -este es un rasgo similar de otros países de un nivel similar como Italia o Turquía-, aún así presenta un alto nivel comercial de servicios, situándose entre los 15 primeros países.

La exportación de mercancías, efectivamente, tiene un lugar secundario e incluso en España representa un balance negativo, lo cual compensa con los servicios, dicha situación ocurre con otros países imperialistas como EEUU o Reino Unido. En otros países imperialistas tiene un papel importante la exportación de mercancías pero sin dejar de lado la importancia de la exportación de capital, como Alemania o China.

Sobre los monopolios capitalistas que se reparten el mundo, España tiene algunas de las principales empresas del mundo como Inditex, considerada el mayor comercializador de la industria textil en el mundo; Banco Santander, es la mayor institución bancaria por capitalización en España, y la segunda en Europa; o Iberdrola, es el grupo energético líder del sector eólico en el mundo. Todas ellas superan su valor en bolsa de 50 mil millones. Todavía nos dejamos grandes como Telefónica, Repsol, Aena, BBVA… datos.

Respecto al reparto del mundo y su influencia en él, España en su papel como potencia de segundo orden, mantiene una postura seguidista principalmente respecto a EEUU desde la posición de miembro de la UE, estos dos centros de los capitales monopolistas se caracterizan por apoyarse mutuamente, (no sin rivalidades y competencias, con una posición dominante de EEUU) en acrecentar su influencia con gobiernos afines que favorecen sus negocios. La lucha por el control de las materias primas, mercados y la exportación de capitales, especialmente en Asia y América, principales importadores de mercancías y exportadores de capital respectivamente. En el expolio de estas regiones y en general en la disputa global del imperialismo occidental por repartirse el globo, existe una estrecha colaboración entre Europa y EEUU, bajo la batuta cada vez más débil de estos, consolidada en el Tratado Atlántico, manifestada a través de las intervenciones conjuntas, las resoluciones de la ONU favorables a sus intereses, etc. En esta alianza militar y económica de superpotencias imperialistas existe margen para la confrontación de intereses o el tráfico de influencias entre una u otra parte, entre los propios países miembros de la UE con el resto o con EEUU, aunque también con China dado su creciente inversión de capitales a nivel mundial, también en Europa, como Grecia (noticia). La política exterior de España, dentro de este conjunto de Estados con las características que hemos descrito muy resumidamente, no duda en, o apoyar guerras de manera directa como la de Libia (con el PSOE gobernando, noticia) para obtener el máximo beneficio económico posible a cualquier precio, sin ningún rubor, noticia o indirecta mediante su participación en la OTAN y el uso de recursos propios como en la intervención de Siria, noticia, sin el menor reparo en tener de aliados a los yihadistas, por ejemplo. O con el caso actual de la guerra ruso-ucraniana, otro claro ejemplo de intervención de esta institución en apoyo a EEUU; puesto que el conflicto no representa más que el tira y afloja de la competición entre las potencias imperialistas. Destacados son sus posicionamientos tibios o cómplices con el golpe de estado en Bolivia, el apoyo al golpismo en Venezuela (sin significar que Venezuela sea un país socialista ni nada por el estilo), el comercio de armas con el gobierno fascista de Arabia Saudi, las buenas relaciones con Israel sionista o la dictadura marroquí. Sobre la UE, a nivel externo favorece esa misma política pro EEUU que le puede beneficiar frente a otros países fuertes como China o Rusia, así España cada vez es más fuerte en el contexto europeo con un crecimiento de su riqueza mayor a la media, datos, reflejada por una creciente fuerza exportadora neta de capital, datos, aunque a nivel mundial presenta un crecimiento menor a la media, datos. Todavía nos faltaría por ver las relaciones internas entre los grandes países de Europa y España, y por otra parte, la de  esta con los menores entre otros factores, además de las tendencias que esto puede generar políticamente. 

Por lo tanto, respecto a los cinco rasgos básicos del imperialismo que da Lenin y que hemos visto antes, España participa y alimenta todos ellos. España es un país plenamente inmerso en el imperialismo, es más, es uno de los principales países imperialistas, no está al nivel de las principales potencias EEUU-China ni tampoco de los países que le siguen, Alemania, Francia o Reino Unido pero sí detrás de estos. 

2. El desarrollo de las tres principales contradicciones del imperialismo en España

Pero no podemos quedarnos solo en los datos puramente económicos anteriores, debemos ver otros como la posición del imperialismo dentro del capitalismo y su relación con el movimiento obrero:

“Más adelante veremos cómo el imperialismo se puede y se debe definir de otro modo, si además de tener en cuenta los conceptos puramente económicos, básicos —a los cuales se limita la definición dada—, tenemos también en cuenta el lugar histórico de esta fase del capitalismo con respecto al capitalismo en general o la relación entre el imperialismo y las dos corrientes fundamentales del movimiento obrero.” (Lenin; “Imperialismo; fase superior del capitalismo”, 1916)

Y aquí pasamos a las excelentes síntesis que nos hace Stalin al respecto. El imperialismo agudiza las contradicciones del capitalismo al máximo, siendo 3 las más importantes: contradicción capital-trabajo; entre imperialistas; y entre las burguesías de las principales potencias dominantes y los trabajadores de los países dependientes y coloniales:

“Lenin llamó al imperialismo «capitalismo agonizante». ¿Por qué? Porque el imperialismo lleva las contradicciones del capitalismo a su último límite, a su grado extremo, más allá del cual empieza la revolución. Entre estas contradicciones, hay tres que deben ser consideradas como las más importantes.

La primera contradicción es la existente entre el trabajo y el capital. El imperialismo es la omnipotencia de los trusts y de los sindicatos monopolistas, de los bancos y de la oligarquía financiera de los países industriales. En la lucha contra esta fuerza omnipotente, los métodos habituales de la clase obrera, los sindicatos y las cooperativas, los partidos parlamentarios y la lucha parlamentaria resultan absolutamente insuficientes. Una de dos: u os entregáis a merced del capital, vegetáis a la antigua y os hundís cada vez más, o empuñáis un arma nueva: así plantea la cuestión el imperialismo a las masas de millones de proletarios. El imperialismo lleva a la clase obrera al umbral de la revolución.

La segunda contradicción es la existente entre los distintos grupos financieros y las distintas potencias imperialistas en su lucha por las fuentes de materias primas, por territorios ajenos. El imperialismo es la exportación de capitales a las fuentes de materias primas, la lucha furiosa por la posesión monopolista de estas fuentes, la lucha por un nuevo reparto del mundo ya repartido, lucha mantenida con particular encarnizamiento por los nuevos grupos financieros y por las nuevas potencias, que buscan «un lugar bajo el sol», contra los viejos grupos y las viejas potencias, tenazmente aferrados a sus conquistas. La particularidad de esta lucha furiosa entre los distintos grupos de capitalistas es que entraña como elemento inevitable las guerras imperialistas, guerras por la conquista de territorios ajenos. Esta circunstancia tiene, a su vez, la particularidad de que lleva al mutuo debilitamiento de los imperialistas, quebranta las posiciones del capitalismo en general, aproxima el momento de la revolución proletaria y hace de esta revolución una necesidad práctica.

La tercera contradicción es la existente entre un puñado de naciones «civilizadas» dominantes y centenares de millones de hombres de las colonias y de los países dependientes. El imperialismo es la explotación más descarada y la opresión más inhumana de centenares de millones de habitantes de las inmensas colonias y países dependientes. Extraer superbeneficios: tal es el objetivo de esta explotación y de esta opresión. Pero, al explotar a esos países, el imperialismo se ve obligado a construir en ellos ferrocarriles, fábricas, centros industriales y comerciales. La aparición de la clase de los proletarios, la formación de una intelectualidad del país, el despertar de la conciencia nacional y el incremento del movimiento de liberación son resultados inevitables de esta «política». El incremento del movimiento revolucionario en todas las colonias y en todos los países dependientes, sin excepción, lo evidencia de modo palmario. Esta circunstancia es importante para el proletariado, porque mina de raíz las posiciones del capitalismo, convirtiendo a las colonias y a los países dependientes, de reservas del imperialismo, en reservas de la revolución proletaria.” (Stalin. Fundamentos leninismo. 1924)

Estas contradicciones se vislumbran en España de forma evidente y como país imperialista las desarrolla activamente, como ya hemos visto y ahora veremos en profundidad. Siendo estas, por lo tanto, las premisas que abocan a la revolución socialista.

2.1 La contradicción capital-trabajo en España. El desarrollo de los monopolios, los trusts y la desigualdad

Primero debemos señalar la omnipotencia de los trusts y los monopolios en la mayoría de sectores como el de la energía, la comunicación, las telecomunicaciones, los bancos…. Por su desarrollo, varias empresas españolas influyen directamente a nivel internacional en estos trusts como hemos visto antes. En contraposición tenemos  al proletariado sin su partido, guiado por oportunistas de corte reformista y conciliadores, especialmente PSOE y UP, que lo llevan a una situación cada vez más precaria, donde el empobrecimiento relativo cada vez es mayor, los datos a este respecto son abrumadores, especialmente desde la crisis del 2008, donde se reforzó la concentración de la riqueza en cada vez menos manos más ricas:

En 2018 España es el sexto país de los 28 que conforman la Unión Europea con una mayor tasa de pobreza (ingresos por debajo del 60% de la mediana). En la población con condiciones económicas más extremas, con ingresos inferiores al 30% de la renta mediana, es ahora superior al de hace una década: en 2018 alcanzaba a unas 2,6 millones de personas, «740.000 personas más que en el año 2008». 1,3 millones de personas en riesgo de exclusión social más que en 2008. La tasa de pobreza infantil de España es la segunda mayor de toda la UE, con un 26,8% de los menores de 18 años en riesgo de pobreza relativa. Si atendemos a la tasa AROPE, uno de cada tres niños en España se encuentra en riesgo de pobreza y exclusión social, el 29,5%. Datos.

El aumento de la desigualdad tras la crisis del 2008 fue brutal, estando España en la cabeza de los países que más aumentó, un 14% en 2012 respecto a 2002. Noticia.

Entre 2008 y 2017, tras casi una década, la distancia que separa a las personas más ricas de las más pobres se ha ensanchado, haciendo que España sea el segundo país europeo donde más ha crecido  esta  desigualdad.  Mientras  que  en  2008  los  hogares  del  10%  con  mayores  ingresos multiplicaban por 9,7 veces la renta disponible en los hogares pertenecientes al 10% más pobre, en 2017 esta diferencia se multiplicaba por 12,8 veces. Desde 2008, la participación en la riqueza neta del 50% más pobre en España ha disminuido en más de 4 puntos porcentuales, mientras el 1% más rico la ha ampliado en casi 7 puntos. En la actualidad el 1% más rico concentra casi 25 de cada 100 euros de riqueza neta (24,4% del total), mientras que el 50% más pobre se tiene que repartir 7 euros de cada 100. En conjunto, el 10% de personas más pudientes en España concentra más riqueza neta (hasta un 55%) que todo el resto de la población. Datos.

Se empieza a ver una reducción de la desigualdad desde 2016 hasta 2019, sin llegar todavía a niveles de 2008. La época de crisis afectó con mucha mayor intensidad a las capas medias y bajas de la población lo que produjo un importante aumento de la desigualdad que la mejora de los tres últimos años no ha conseguido eliminar. Respecto a Europa, la desigualdad en España es muy elevada y, además, se incrementa más rápidamente. Datos.

Respecto a Europa y el mundo, también aumentan la desigualdad pero a ritmos diferentes. Mientras que en Europa aumenta “poco” y se mantiene como la zona donde menos desigualdad hay en el mundo, datos, aunque con diferencias amplias entre países, como España, datos. El aumento de la desigualdad en EEUU es exponencial -por cierto, en la última crisis con un aumento similar al de España-, comparado con Europa que es donde menos ha aumentado, los datos son esclarecedores: 

“Si en 1980 el 50% más pobre recibía en EEUU el 21% de la renta nacional y en Europa el 24%, en 2016 en EEUU había bajado ocho puntos, hasta el 13%, mientras que en Europa lo había hecho algo menos de un 2%. Mientras, el 1% más rico en EEUU subió su participación en la renta nacional desde el 11 al 20% (nueve puntos), mientras que en Europa solo subió del 10 al 12%.” Fuente

En todas las regiones del mundo ha aumentado la desigualdad, al menos desde hace 40 años. Sin embargo, globalmente ha disminuido debido al crecimiento económico de países pobres, que aunque han visto aumentadas sus desigualdades internas, dado el crecimiento de los ingresos general, aunque paupérrimo de los trabajadores pobres, hace que las diferencias globales disminuyan, especialmente relevante el caso de China, por ejemplo, que contribuye especialmente a disminuir la pobreza mundial por lo que acabamos de comentar, sin embargo la riqueza ha aumentado mucho más en los grupos más ricos, datos. Esto, a su vez, es usado como propaganda prochina para defenderla en contraposición a otras potencias mundiales, pero, como hemos explicado anteriormente no es más que una falacia, puesto que el gobierno chino no sigue el camino hacia un país socialista y sigue los pasos como potencia imperialista, datos

Los números hablan por sí solos y la concentración de la riqueza en pocas manos, consecuencia de la concentración de los medios de producción, son brutales:

“El 1% más rico de la población mundial ha capturado el 27% del total del crecimiento mundial desde 1980, mientras que el 50% de abajo solo ha capturado el 12%, pero ese 12% es tanto dinero que se nota de forma muy importante en términos relativos.” Fuente

Sobre la concentración de los medios de producción, datos. Sobre la relación entre la distribución y la producción, marcando esta última el desarrollo de la primera, y destruyendo Marx, ya en el siglo XIX, las vacuas esperanzas de los reformistas en acabar con las impresionantes desigualdades en el capitalismo:

“En principio, no hay intercambio de productos, sino intercambio de trabajos que participan en la producción. Del modo de cambio de las fuerzas productivas depende el modo de cambio de los productos. En general, la forma del cambio de los productos corresponde a la forma de la producción. Modificad esta última, y como consecuencia se modificará la primera. Por eso, en la historia de la sociedad vemos que el modo de cambiar los productos es regulado por el modo de producirlos. El intercambio individual corresponde también a un modo de producción determinado, que, a su vez, responde al antagonismo de clases. No puede existir, pues, intercambio individual sin antagonismos de clases.” (K. Marx MISERIA DE LA FILOSOFIA. 1847)

Generando grandes contradicciones que se expresan en el aumento de la desigualdad, algo que ya predijo Marx con el aumento de la pobreza, que significa esencialmente la relatividad respecto al aumento de la riqueza, pero también la pobreza física más brutal en las zonas limítrofes del capitalismo:

“Marx habló del aumento de la miseria, de la degradación, etc.; pero al mismo tiempo señaló la tendencia opuesta y las verdaderas fuerzas sociales que son las únicas capaces de hacer surgir esa tendencia. Las palabras de Marx sobre el aumento de la miseria están plenamente justificadas por la realidad: en primer lugar, vemos que efectivamente el capitalismo tiende a engendrar y agravar la miseria, que alcanza enormes proporciones cuando falta la tendencia opuesta, antes mencionada. En segundo lugar, la miseria no aumenta en el sentido físico, sino en el social, es decir, ahondando la desproporción entre el nivel creciente de las necesidades de la burguesía y de la sociedad en su conjunto y el nivel de vida de las masas trabajadoras. Bernstein ironiza sobre tal concepción de la «miseria» y dice que se trata de una concepción a lo Pikwick. Kautsky, en respuesta, demuestra que hombres como Lassalle, Rodbertus y Engels manifestaron con plena claridad que se debe comprender la miseria no sólo en el sentido físico, sino también en el sentido social. iEn el «Club Pikwick» -dice replicando a la ironía de Bernstein-, se reúne, como se ve, una sociedad bastante buena! Por último, en tercer lugar, las palabras sobre la agravación de la miseria conservan íntegramente su validez en lo que se refiere a las «zonas limítrofes» del capitalismo, entendiendo “zonas limítrofes” tanto en un sentido geográfico (países donde apenas comienza a penetrar el capitalismo, engendrando a menudo no sólo la miseria física, sino directamente el hambre de las masas populares) como en un sentido económico-político (la industria artesana y, en general, las ramas de la economía nacional donde aún subsisten modos de producción atrasados).” (Lenin. Reseña de Karl Kautsky. Bernstein y el programa socialdemócrata. Una anticrítica. 1899)

Es decir, también aumenta la miseria y el hambre más brutal, no solo la pobreza relativa:

“Hoy vivimos en un mundo más rico, pero también más desigual que nunca. Se están negando los derechos sociales y económicos a demasiadas personas en todo el mundo, incluidos los 800 millones que aún viven en la pobreza extrema”, declaran.

La desigualdad en los ingresos está en aumento, ya que el 10 por ciento más rico de la población mundial gana hasta el 40 por ciento del ingreso total. Algunos informes sugieren que el 82 por ciento de toda la riqueza creada en 2017 fue al 1 por ciento de la población más privilegiada económicamente, mientras que el 50 por ciento en los estratos sociales más bajos no vio ningún aumento en absoluto.” Fuente

Y como hemos mencionado anteriormente, afecta más en las zonas limítrofes capitalistas, donde este sistema se está desarrollando y pervive con otros modos de producción:

“Según las cifras de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, la desigualdad de ingresos en sus países se encuentra en su nivel más alto en 50 años. El ingreso promedio del 10 por ciento más rico de la población es aproximadamente 9,5 veces más alto que el del 10 por ciento más pobre. La desigualdad de riqueza es aún más pronunciada, con el 10 por ciento superior que posee la mitad de la riqueza total, mientras que el 40 por ciento inferior tiene solo el 3 por ciento.

Estas disparidades son aún más marcadas en los países en desarrollo y en las economías emergentes.” Fuente

Los datos son brutales, simplemente fijándonos en lo más básico, la alimentación, con cientos de millones de personas al borde de la muerte por hambre y millones muriendo, una situación agravada ahora con el COVID19, pero que aún así es intrínseca al capitalismo y en algunos casos incluso empeora. Número de personas que pasan hambre, por regiones, siguiendo esta Fuente

513,9 millones en Asia, especialmente meridional.

256,1 millones en África, especialmente subsahariana. Aquí, uno de cada tres niños padece retraso en el crecimiento.

42,5 millones en América Latina y el Caribe.

África tiene las tasas de hambre más altas del mundo, según la OMS, y crecen de forma lenta, pero constante.

El último informe de la ONU sobre el estado de la seguridad alimentaria y la nutrición en el mundo, estima que más de 820 millones de personas padecen hambre, 1 de cada 9 personas.

“2,8 millones de niños mueren al año por causas relacionadas con la desnutrición” Fuente

“Oxfam denuncia en un nuevo informe publicado hoy que es probable que hasta 11 personas estén muriendo de hambre y malnutrición cada minuto en el mundo. Este ritmo supera la actual tasa de mortalidad de la pandemia de COVID-19, que es de siete personas por minuto. (…)
Actualmente (2021) hay 155 millones de personas en el mundo que viven en una situación de crisis alimentaria o peor, lo que supone 20 millones de personas más que el año 2020.” Fuente

2.1.1 Sobre la dominancia de la burguesía en el movimiento obrero, la aristocracia obrera y sus consecuencias cada vez peores en él

No podemos dejar de destacar el fabuloso papel que juega la aristocracia obrera en el capitalismo, dicho papel es bien cuidado por los capitalistas para mantener al proletariado bajo su ala, salvaguardando su parte del pastel todo el tiempo.A nivel mundial se respeta su porcentaje de aumento de riqueza, junto con su número proporcional en la población de forma constante, algo que no sucede con los más pobres o los más ricos, donde se acentúan diferencias:

“También se ve que la mejora de ese grupo al que pertenecen esas clases medias del mundo rico no ha sido despreciable, ya que han capturado el 20% del crecimiento mundial, es decir, la misma proporción correspondiente a su peso demográfico.” Fuente

Sobre el papel de la aristocracia obrera como agentes de la burguesía en el movimiento obrero y el cuidado por parte de la burguesía de esta capa social, ocurre que, mayormente, en el momento decisivo de guerra civil también se posicionarán con los capitalistas:

“Obviamente, tan gigantesco superbeneficio (obtenido a mayores de los beneficios que los Capitalistas exprimen a los obreros de su “propio” país) permite corromper a los dirigentes obreros y a la capa superior de la aristocracia obrera. Y esto es justo lo que están haciendo los capitalistas de los países “avanzados”, corrompiéndolos de mil diferentes maneras, directas e indirectas, abiertas y ocultas.

Esa capa de obreros aburguesados, o “aristocracia obrera”, bastante pequeñoburgueses por su forma de vida, por sus ingresos económicos y por toda su visión del mundo, es el principal apoyo de la Segunda Internacional y, en la actualidad, el principal apoyo social (no militar) de la burguesía. Son verdaderos agentes de la burguesía en el seno del movimiento obrero, los lugartenientes obreros de la clase capitalista, auténticos vehículos del reformismo y el chovinismo. En la guerra civil entre el proletariado y la burguesía se colocan inevitablemente, en número considerable, al lado de ésta, al lado de los “versalleses” contra los “comuneros”. (Lenin. EL IMPERIALISMO, FASE SUPERIOR DEL CAPITALISMO. 1917)

Sin duda el papel de la aristocracia obrera como agentes de la burguesía en el pueblo trabajador de España es dominante, sin partido del proletariado, la antigua socialdemocracia, el PSOE (convertida ahora esencialmente en un partido liberal burgués con una importante membresía obrera) y la “nueva” socialdemocracia, UP, dominan en influencia sin rival obrero y compitiendo solamente con otras opciones abiertamente anti obreras. Esto lo podemos ver entre otras cosas en el apoyo electoral que tienen en las capas populares. Especialmente reseñable el apoyo del PSOE en el electorado más pobre:

“Como vemos, los socialistas consiguen mucha más fuerza entre las secciones censales que están entre el 30% más pobre del territorio nacional.” (superan el 40% del voto en el 10% del decil más pobre y no bajan del 30% en el 40% más pobre, elecciones 10N 2019. Datos)

Sin embargo no sucede lo mismo con UP, su porcentaje de voto es estable en casi todos los percentiles, excepto, como el PSOE; en el 10% más rico, donde bajan estrepitosamente. Y “sorprendentemente” tiene un ligero aumento conforme aumenta la riqueza, demostrando un mayor apoyo porcentual -en cualquier caso siempre inferior al del PSOE- en la población mejor posicionada económicamente con respecto a la más pobre, en las capas de aristocracia obrera y pequeña burguesía. Este efecto se multiplica con los otros partidos de izquierda independentistas demostrando que su apego entre las capas más necesitadas es bajo, incluso superado por partidos abiertamente de derechas como el PP o Vox. Es curioso que dichos partidos burgueses a la izquierda del PSOE tengan más apoyo entre las capas más adineradas de los trabajadores que entre los más pobres que serían los que a priori se beneficiarían más de sus políticas. Esta situación es algo constatado también por varios estudios sobre la percepción ideológica entre diversas capas sociales. 

Aquí podemos ver como la posición más izquierdista es mantenida actualmente con una tendencia creciente por los trabajadores especialistas socioculturales, en las que creemos incluyen la formación superior de las ramas socioculturales y educativas, en las cuales en parte, reciben unas altas retribuciones y tienen posiciones muy acomodadas, como los funcionarios, que sufren tendencias a una mayor precariedad, como cualquier trabajador por el desarrollo capitalista. Mientras por otra parte sus puestos intelectuales cercanos al ámbito social, tienen un bagaje de conocimientos culturales y de tiempo para el estudio superiores a otros trabajadores: 

“Profesiones socioculturales: profesores de universidad, profesores de enseñanza media y básica, científicos, músicos y profesionales del espectáculo, artistas plásticos, diseñadores, decoradores y fotógrafos, escritores y periodistas, especialistas y científicos sociales y humanistas, profesionales del deporte y asistentes sociales.” (¿A quién vota la clase trabajadora en España? Alberto Garzón Espinosa. 2019)

Siempre ha habido una fuerte homogeneización política alrededor de los partidos políticos democráticos burgueses de una u otra facción, aunque puede que ahora con Vox esto se haya roto:

“En resumen: nuestras dos fuentes de datos confirman que ha habido cambios relevantes en la posición ideológica de las clases, que suponen una clara reducción de las diferencias entre ellas, y que la clase profesional-directiva es la que ha experimentado un cambio mayor. ” (Medina, L. y Caínzos, M. (2018).Clase e ideología en España: patrones de diferenciación y de cambio.)

La tendencia izquierdista de los profesionales socioculturales rompe por la izquierda esa homogeneización y los sitúa como la parte más izquierdista de todos los trabajadores, incluso en su punto más alto y diferencial histórico con los propietarios, la parte más reaccionaria:

“(…) pues ya no parece adecuado hablar de una confluencia de todas las clases salvo los propietarios. Es verdad que la posición de los empleados no manuales de rutina prácticamente se ha igualado a la de los obreros y que los «otros profesionales y directivos» (nuestra clase I-IIa) se han aproximado a todos ellos. Pero el corrimiento a la izquierda de los profesionales socioculturales ha hecho que su distancia con respecto a los otros profesionales y los empleados no manuales de rutina se haya mantenido invariable y que las que lo separan de los propietarios y los obreros hayan aumentado y, en el último caso, cambiado su signo. El resultado es una trayectoria que, de prolongarse, implicaría una divergencia creciente con respecto a las demás clases. Además, su giro a la izquierda ha hecho que la diferencia existente entre las dos clases extremas (al principio de la serie, propietarios y obreros cualificados; al final, propietarios y especialistas socioculturales) haya crecido ligeramente.” (Medina, L. y Caínzos, M. (2018).Clase e ideología en España: patrones de diferenciación y de cambio.)

Estos cambios, según este estudio, no se pueden explicar por cambios internos de estos grupos relacionados con factores sociodemográficos, educativos o laborales. Tampoco es significativo el factor generacional aunque en todos los grupos y clases las nuevas generaciones () tienden a la homogeneización. Estos cambios hacia la izquierda podrían deberse  a un aumento de la inseguridad y la incertidumbre que impulsaría  en estas clases la preferencia por políticas de protección social y redistribución, que clásicamente son uno de los componentes definitorios de esta. La segunda vía la centra en el análisis de la diversidad de significados del eje izquierda-derecha, que, en cuanto esquema formal que permite a los individuos orientarse en el espacio político y situarse en relación con distintos objetos, tiene la capacidad de incorporar y reducir a una dimensión única contenidos de muy diversa naturaleza (. Finalmente, creen que podría influir los cambios que han registrado como el resultado acumulado de desplazamientos ideológicos, muy localizados temporalmente, y que responden directamente a factores políticos de corto plazo. Algunos de esos cambios se invertirían en momentos posteriores, dando lugar a movimientos oscilatorios, a menudo comunes a todas las clases, pero otros cristalizarían en una nueva posición estable de determinadas clases o capas.

Nosotros remarcamos con fuerza que la homogeneización social puede deberse, en parte importante, al trabajo de la burguesía desde la derecha hasta la izquierda tergiversando el concepto de clases, alimentando el pensamiento posmoderno de que ya no existen clases sociales pese a ser evidente que sí, o aún admitiendo su existencia, afirmando que no tienen intereses contrarios sino comunes, auspiciando de paso el nacionalismo como elemento homogeneizante. Existiendo de hecho una fácil expansión de estas ideas entre las masas trabajadoras debido a la ausencia del partido del proletariado.

En el sentido de valorar la importancia del factor del fin de las clases sociales, es algo que detecta también un líder revisionista del PCE-IU-UP:

“Así sucedió cuando a finales de los noventa proliferaron en sociología trabajos como el de Jan Pakulski y Malcom Waters, titulado significativamente The Death of Class, o los de Seymour Martin Lipset o Anthony Giddens. Este último autor, por cierto, sirvió en aquellos años de referencia ideológica para la transición del partido laborista inglés hacia la llamada tercera vía, la cual propugnaba, y no por casualidad, la necesidad de concentrar el foco político en las clases medias y no en la clase trabajadora.” (¿A quién vota la clase trabajadora en España? Alberto Garzón Espinosa. 2019)

Otro factor importante que hace disminuir la concepción de clase obrera son las luchas identitarias, que desde un prisma burgués se utilizan como base ideológica para dividir al proletariado y a las masas trabajadoras, en vez de ver el todo y su conexión con la base económica de la que brotan: 

Las transformaciones económicas, sociales y tecnológicas que estaban teniendo lugar, y que implicaban, entre otras cosas, la desindustrialización de las economías occidentales, los cambios en el consumo de las clases trabajadoras, la emergencia de nuevas demandas políticas como las ecologistas o la revigorización de la agenda feminista, etc. fueron el telón de fondo sobre el que se produjo el debate sobre el final de la clase.” (¿A quién vota la clase trabajadora en España? Alberto Garzón Espinosa. 2019)

Sin duda este trabajo ha sido exitoso, podemos ver en esta comparativa de estudios del CIS (en las respuestas del tweet se ven los enlaces a las fuentes) una tendencia a la disminución de la autoidentificación como clase obrera. Importante remarcar que esta comparativa no es muy fiable porque la encuesta del CIS no es igual cada año pero si nos puede ayudar a ver una tendencia:

“En 2001 el 50% se consideraba clase Obrera. En 2011 el 46% se consideraba clase Obrera. En 2021 apenas el 16% se considera clase Obrera.” (https://twitter.com/comuflauta/status/1459160860212015104

Sin querer entrar a valorar en estos artículos su base teórica burguesa y su incapacidad de discernir ni siquiera al proletariado, nos interesa de ellos sus datos sobre la evolución ideológica de las capas y clases sociales. 

Podemos ver el tremendo daño que ha hecho la burguesía y sus agentes socialdemócratas y revisionistas entre el proletariado, eliminando la conciencia de clase, homogeneizando políticamente a la sociedad bajo el paraguas burgués con pequeñas diferencias; alejando de la combatividad a amplias masas obreras, entre ellas las que más sufren el régimen capitalista, como las no cualificadas. 

Mientras destacan por la izquierda a un grupo de trabajadores que se diferencia entre otras cosas, por su alto componente formativo y “social”, los profesionales socioculturales que antes hemos mencionado. Estos tienen una gran cercanía a la burguesía por sus relaciones en la producción, aunque son materialmente asalariados. Por eso son carne de cañón para engrasar a la aristocracia obrera, ¿cuántos docentes hay entre los diferentes líderes de la izquierda burguesa, desde el revisionismo hasta la simple reformista izquierda? Grupos de trabajadores que bajo ciertos parámetros, como el funcionariado o trabajo estable en la privada, pasan a tener una vida más cercana a la pequeña burguesía que al proletariado, tendiendo por lo tanto hacia ese camino reformista, especialmente sin el partido comunista. Aunque, por otro lado, como hemos señalado, no alcanzan esas posiciones cómodas de asalariados y sin duda, una mayor inversión “social” por parte del estado les ayudaría a tener más posibilidades y eso es algo que el capitalismo tiende a recortar para exprimir al máximo el beneficio. También ese izquierdismo puede desarrollarse más por el carácter de sus profesiones relacionadas con lo “social” en una sociedad sustentada sobre la explotación y opresión. Aunque por otra parte, también por eso, su mayor nivel cultural y mejores condiciones materiales para formarse, esta intelectualidad ha tenido tanto protagonismo en la dirección de los movimientos revolucionarios.

Esta hegemonía de la burguesía en el movimiento obrero conlleva a que los métodos de lucha de este sean totalmente capados, simples reformas, respecto al carácter revolucionario del proletariado, entregado a merced del capital, vegetando en la explotación y opresión y cada vez más hundido. Demostrando que la única salida es la revolución socialista, algo imposible sin el partido, como luego veremos.

Sobre el auge de extrema derecha, este estudio de A. Garzón viene a confirmar que su base, por ahora, es principalmente del espectro ya consolidado de derechas. El resto de tésis las mantienen con respecto a Medina y Caínzos.
En todas las elecciones la clase trabajadora (formada por trabajadores cualificados, trabajadores no cualificados y jornaleros) y las profesiones socioculturales votan significativamente más a la izquierda, mientras que directivos y cuadros, profesionales tradicionales, profesionales de gestión, otras profesiones, pequeños propietarios y autónomos y agricultores votan más a la derecha. Además, la tendencia entre elecciones es de estabilidad.” (¿A quién vota la clase trabajadora en España? Alberto Garzón Espinosa. 2019)

2.1.2 Sobre VOX, su carácter fascista y sus votantes

Hacemos un breve inciso para analizar este partido, el cual presenta ciertas características que lo pueden asimilar a una organización fascista. Muchas de ellas no se han desarrollado  todavía, pero que son un cambio cualitativo respecto a otros partidos democráticos burgueses de derechas como C`s o PP. En cada punto de los siguientes, basados en los estudios de Dimitrov sobre el fascismo, se puede puntualizar como Vox ha cambiado en cosas, pero no en su esencia. Por ejemplo, lo que podría suponer un cambio de gobierno entre un partido burgués y otro de extrema derecha tipo Bolsonaro, o Trump con sus matices ya que su partido lo “limitaba” por ahora, especialmente con el intento de golpe de estado, o los gobiernos de Hungría y Polonia actuales. Estos se presentan como cambios cualitativos que ahondan no solo en menoscabos sustanciales legislativos contra las masas trabajadoras, también en derechos civiles y persecuciones políticas, y aunque ninguno de ellos por ahora ha iniciado abiertamente una dictadura fascista, en parte porque no tienen la suficiente fuerza y apoyo, sí que dan pasos hacia ello, como asalto al capitolio en EEUU, la militarización e intentos de quebrantar la constitución de Bolsonaro, cambios en la ley electoral en Hungría, el acercamiento a grupos abiertamente nazis en Polonia… Que favorecen este escenario en un futuro:

“¿Qué características tenía el fascismo fundamentalmente según Dimitrov?:

1) Se le puede definir como la dictadura terrorista abierta de los elementos más reaccionarios, más chovinistas y más imperialistas del capital financiero.

2) Su advenimiento no es un simple cambio de un gobierno burgués por otro, sino la sustitución de una forma estatal de la dominación de clase de la burguesía –la democracia burguesa– por otra, por la dictadura terrorista abierta.

3) El fascismo logra atraerse las masas porque especula de forma demagógica con sus necesidades y exigencias más candentes.

4) El fascismo no sólo azuza los prejuicios hondamente arraigados en las masas.

5) El fascismo especula también con los mejores sentimientos de éstas, con su sentimiento de justicia y, a veces, incluso con sus tradiciones revolucionarias.

6) El fascismo actúa al servicio de los intereses de los imperialistas más agresivos, pero ante las masas se presenta bajo la máscara de defensor de la nación ultrajada y apela al sentimiento nacional herido.

7) El fascismo aspira a la más desenfrenada explotación de las masas, pero se acerca a ellas con una demagogia anticapitalista, muy hábil.

8) El fascismo entrega al pueblo a la voracidad de los elementos más corrompidos y venales, pero se presenta ante él con la reivindicación de un «gobierno honrado e insobornable».

9) El fascismo capta, en interés de los sectores más reaccionarios de la burguesía, a las masas decepcionadas que abandonan los viejos partidos burgueses.

10) Impresiona a estas masas por la violencia de sus ataques contra los gobiernos burgueses, por su actitud irreconciliable frente a los viejos partidos de la burguesía.” (Bitácora ML. Estudio histórico sobre los bandazos políticos oportunistas del PCE (r) y las prácticas terroristas de los GRAPO. 2017)

Vox y otras organizaciones similares de otros países, cumplen varios de los puntos clásicos del fascismo como el racismo, la religiosidad, el chovinismo, tratan de ilegalizar a los partidos no afines, limitan casi de manera definitiva la acción sindical,… Vox sin ir más lejos quería cargar contra el derecho a huelga. Demagogia que tiñen de acciones anticapitalistas, antisistemas o antipolíticas – consigna muy utilizada en el fascismo, al menos en España, para alejar a las masas de la lucha revolucionaria- sobre los problemas del pueblo trabajador, supuestamente derivados de la mala gestión, traidora, corrupta de la élite “política” actual. Al fin y al cabo una impugnación del sistema de una manera diferente a los años 30, pero igual de falsa y demagógica, conjugando muy bien el hartazgo político de las masas populares con sus preocupaciones económicas. Existen cuestiones donde todavía su postura no está abiertamente desarrollada, como usar la violencia paramilitar contra otros partidos rivales o enemigos concretos, pero aquí debemos señalar la influencia que tienen en las fuerzas armadas, siendo su sindicato, JUSAPOL, el más votado en la policía y la fuerza en el ejército más apoyada. Al igual que el ejemplo de “Solidaridad” otra nueva ala de Vox para abrirse camino entre los obreros de los diferentes sectores con gran influencia de la homónima organización polaca anticomunista, web. , Desde la  irrupción de Vox, las acciones de escrache contra la izquierda burguesa, palizas a gente de izquierdas, de colectivos LGTBI, ataques racistas, se han multiplicado. Incluso ha existido un llamamiento tímido de un golpe de Estado durante algún momento. https://www.elplural.com/politica/espana/vox-pedido-repetidas-ocasiones-golpe_240745102  

Sobre que una organización fascista no instaure el fascismo o una fracción de este no instaure un gobierno de ese tipo, puede suceder debido a que no tiene el suficiente apoyo social, aún estando en el gobierno:

“En unos países, principalmente allí, donde el fascismo no cuenta con una amplia base de masas y donde la lucha entre los distintos grupos en el campo de la propia burguesía fascista es bastante dura, el fascismo no se decide inmediatamente a acabar con el parlamento y permite a los demás partidos burgueses, así como a la socialdemocracia, cierta legalidad.” (Dimitrov. La CLASE OBRERA contra el fascismo. 1935)

Pero por eso no se debe subestimar su carácter y las medidas que lo favorecen:

“Sin embargo, no menos grave y peligroso es el error de no apreciar suficientemente el significado que tienen para la instauración de la dictadura fascista las medidas reaccionarias de la burguesía que se intensifican actualmente en los países de democracia burguesa, medidas que reprimen las libertades democráticas de los trabajadores, restringen y falsean los derechos del parlamento y agravan las medidas de represión contra el movimiento revolucionario.” (Dimitrov. La CLASE OBRERA contra el fascismo. 1935)

Y esta manera de fortalecerse y desarrollarse que hemos visto es realmente lo habitual en el fascismo. Uno de los factores principales a analizar es el papel que tienen los gobiernos previos durante su fortalecimiento, en España, sin ir más lejos, la capacidad de atraer trabajadores decepcionados con la tibia política burguesa de la socialdemocracia, o el ejemplo de la libertad y protección con la que dejan organizarse a los fascistas de toda índole (para muestra un botón: fascistas como víctimas de la lucha antifascista: https://www.eldiario.es/catalunya/manifestarse-vox-bandera-feminista-son-indicadores-polarizacion-policia-mossos_1_8497662.html) mientras reprimen abiertamente al movimiento obrero (diferente prisma para permitir manifestaciones según su carácter, https://www.publico.es/politica/8m-son-manifestaciones-han-autorizado-madrid-pandemia.html):

“Camaradas, no hay que representar la subida del fascismo al poder de una forma tan simplista y llana, como si un comité cualquiera del capital financiero tomase el acuerdo de implantar en tal o cual día la dictadura fascista. En realidad, el fascismo llega generalmente al poder en lucha, a veces enconada, con los viejos partidos burgueses o con determinada parte de éstos, en lucha incluso en el seno del propio campo fascista, que muchas veces conduce a choques armados, como hemos visto en Alemania, Austria y otros países. Todo esto, sin embargo, no disminuye la significación del hecho de que, antes de la instauración de la dictadura fascista, los gobiernos burgueses pasen habitualmente por una serie de etapas preparatorias y realicen una serie de medidas reaccionarias, que facilitan directamente el acceso del fascismo al poder.” (Dimitrov. La CLASE OBRERA contra el fascismo. 1935)

Aunque realmente deberíamos desarrollar más este punto porque es un tema controvertido, nos queremos centrar especialmente en el carácter actual de sus fuerzas. 

Con respecto a la base electoral,  el apoyo actual de Vox es del espectro de la derecha, eso no quiere decir que entre este espectro no haya parte obrera, pero esta ya apoyaba anteriormente a la derecha, y proporcionalmente, es menor el voto que en las opciones de izquierda burguesa. )Existen estudios donde podemos ver que Vox también tiene una fuerte influencia entre la juventud, zonas rurales y zonas bastante pobres y con alta inmigración. En cualquier caso esto lo deberemos desarrollar en otro artículo.

2.2. Las contradicciones entre imperialistas y la influencia de España

Estas siguen plenamente vigentes y Stalin ya refutó la idea de que el fin de las guerras en el capitalismo avanzado era posible. Para acabar con las guerras hay que acabar con el capitalismo:

“Se pregunta: ¿qué garantía puede haber de que Alemania y el Japón no vuelvan a ponerse en pie, de que no traten de escapar de la esclavitud estadounidense y de vivir una vida independiente? Pienso que no hay tales garantías.

Pero de aquí se desprende que la inevitabilidad de las guerras entre los países capitalistas sigue existiendo.

Se dice que la tesis de Lenin relativa a que el imperialismo engendra inevitablemente las guerras debe considerarse caducada, por cuanto en el presente han surgido poderosas fuerzas populares que actúan en defensa de la paz, contra una nueva guerra mundial. Eso no es cierto. (…)

Para eliminar la inevitabilidad de las guerras hay que destruir el imperialismo.” (Stalin. Problemas económicos del SOCIALISMO en la UNIÓN SOVIÉTICA. 1952)

La participación de España en estas luchas es muy activa mediante su implicación en la OTAN, siendo uno de los principales miembros de los 29 existentes, según publicita orgulloso el propio Ministerio de Defensa de España:

“Es el 7º mayor contribuyente a los presupuestos comunes de la Alianza Atlántica y el presupuesto de defensa de España es el 8º más elevado en términos absolutos entre los aliados.” 

También hemos comentado su exportación de capitales y su gran importación de materias primas, este es uno de los principales motivos de su saldo negativo comercial, el petróleo. Es más, dos de sus principales suministradores fueron atacados hace poco y la participación de España fue activa en ambos, Libia e Irak:

“El sector energético, fundamentalmente la importación de petróleo, es el principal responsable del saldo comercial negativo. Supone tres cuartas partes de ese déficit. El petróleo de España viene de Nigeria, Arabia Saudí, México, Libia, Kazajstán, Irán, Irak y Brasil.” 

Además España es el séptimo exportador de armas del mundo, por lo tanto, obtiene un gran lucro de las guerras y las promueve, acrecentando su hipocresía todavía más mientras “las condena”. Sumamente criminal, en este sentido, es por ejemplo, su papel activo de venta de armas a Arabia Saudi y la influencia de estas en la guerra de Yemen. También esto ayuda a entender la facilidad con la que los ministros socialdemócratas han apoyado el envío de armamento a Ucrania.

Los enfrentamientos imperialistas llevan a España, por otro lado,al enfrentamiento con otros países, que por su posición de gran país no suponen un riesgo directo de guerra, pero sí luchas que lo “desgastan”. Véase por ejemplo el caso reciente de Marruecos con el uso de inmigrantes para presionar a España, un chantaje hace poco inimaginable y que muestra el crecimiento de Marruecos.En ese mismo sentido se encuentran las crecientes tensiones con China, por no hablar de Rusia, las cuales nunca desaparecieron. Podemos también ver las pequeñas guerras en otras zonas con intervenciones internacionales mediante la OTAN, ONU o coalición de países como expresión de estas contradicciones resueltas mediante la guerra y sus resultados como expresión de los cambios de correlaciones de fuerzas. Por ejemplo, el abandono de Afganistán por los occidentales, entre ellos España, puede ser visto como un país ganado para China, el cual ya tiene reconocido a dicho gobierno fascista y ha establecido una serie de  acuerdos con él. La escalada de la guerra en Ucrania también es muestra del papel del Estado español. 

2.3. El papel de España en el neocolonialismo, dependencia y el colonialismo de ciertos países

Sin duda en esta parte debemos empezar por deslindar conceptos. Utilizamos los análisis del blog de Bitácora al respecto para dar definiciones rápidas sobre ello. Primero, ¿cuál es la diferencia básica entre el colonialismo y el neocolonialismo?

«Las colonias son países privados de la independencia estatal y constituyen la posesión de los Estados metropolitanos imperialistas. En la era del imperialismo, también hay varios tipos de países dependientes: semicolonias. Las semicolonias son países que son formalmente independientes, pero que de hecho están en dependencia política y económica de los estados imperialistas». (Partido Comunista de la Unión Soviética; Manual de economía política, 1954) 

http://bitacoramarxistaleninista.blogspot.com/2021/01/la-burguesia-contemporanea-no-necesita.html?m=1 

Ahora queremos clarificar que diferencia a un país dependiente de otro imperialista, ya que es bastante habitual, entre revisionistas, asegurar que España es un país dependiente de EEUU, Alemania… y por lo tanto, no es un país imperialista. Argumentan para ello la elevada deuda, las políticas “impuestas” por la UE, etc. La realidad es que aunque otros países imperialistas tengan una fuerte influencia en España, eso no quiere decir que esta deje de ser uno de los principales países imperialistas, como hemos visto en los primeros datos económicos de arriba. Este hecho también ha sido comentado aquí, incluso casos que a priori pueden ser más contradictorios como inversiones cruzadas entre China y EEUU. En cualquier caso, uno de los rasgos es la exportación de capitales, algo que como hemos visto antes España practica: 

«Una de las principales formas de explotación neocolonial de los países formalmente independientes de los antiguos colonizadores es la exportación de capital, a través de la cual ponen bajo su control total las principales ramas de su economía, con el objetivo de maximizar sus beneficios, preservar y de perpetuar su dominación en estos países imponiéndoles un tipo de desarrollo que les somete todavía más a las metrópolis. (…) La irrupción de capitales de los neocolonialistas en los antiguos países coloniales y dependientes está atado estrechamente al desarrollo y a la acción cada vez más extensa de las multinacionales. (…) Desempeñan un papel importante en la orientación de la economía de los antiguos países coloniales y dependientes sometiéndoles cada vez más a la dependencia de las metrópolis». (Lulzim Hana; Las deudas exteriores y los créditos imperialistas, poderosos eslabones de la cadena neocolonialista que esclavizan a los pueblos, 1988) 

Otro rasgo importante es la conexión histórica con la metrópoli de la que formalmente se independizan, el ejemplo claro con España lo tenemos en hispanoamérica:

«Hay que recordar que muchos países que proclamaron su independencia política no atentaron contra las posiciones del capital extranjero en su economía conservándose, en muchos casos, el antiguo sistema financiero, manteniéndose en circulación los billetes de la metrópoli o de los que están relacionados con ella, y conservándose las divisas de los bancos de los antiguos colonizadores. Esto sirvió de poderoso apoyo al colonialismo en la aplicación de su nueva estrategia imperialista. Para la implementación de sus políticas neocolonialistas, las potencias imperialistas recurrieron a tratados militares, el comercio de armas, el avivamiento de conflictos locales, etc., pero también a sus emisarios. Aprovechando que la dominación colonial dejó a estos países en un profundo atraso cultural y que los pocos cuadros que poseían fueron absorbidos por las metrópolis, acudieron a menudo para organizar la economía en los países que habían proclamado su independencia política a los «especialistas» y «expertos» de las potencias imperialistas y socialimperialistas. (Lulzim Hana; Las deudas exteriores y los créditos imperialistas, poderosos eslabones de la cadena neocolonialista que esclavizan a los pueblos, 1987) 

Lenin, además, subrayó que, generalmente, la exportación de capital está emparejada con acuerdos sobre exportación de mercancías de todo tipo, entre ellos los de armas, donde como hemos visto más arriba España pertenece al top mundial:

«Es muy corriente que entre las cláusulas del empréstito se imponga la inversión de una parte del mismo en la compra de productos al país acreedor, particularmente de armas, barcos, etc. Francia ha recurrido muy a menudo a este procedimiento en las dos últimas décadas (1890-1910). La exportación de capital pasa a ser un medio de estimular la exportación de mercancías. Las transacciones que en estos casos se efectúan entre las mayores empresas tienen un carácter tal, que, según el eufemismo de Schilder, «lindan con el soborno». (…) Francia, a la par que le concedía empréstitos, «exprimió» a Rusia en el tratado comercial del 16 de septiembre de 1905, estipulando ciertas concesiones cuya vigencia alcanza hasta 1917. Hizo lo mismo en el tratado comercial firmado con Japón el 19 de agosto de 1911. La guerra aduanera entre Austria y Serbia, que, descontando un intervalo de siete meses, duró de 1906 a 1911, se debió en parte a la competencia entre Austria y Francia para suministrarle material bélico a Serbia. En enero de 1912, Paul Deschanel declaró en el Parlamento que, de 1908 a 1911, las firmas francesas le habían suministrado a Serbia material bélico por un importe de 45 millones de francos». (Vladimir Ilich Uliánov, Lenin; Imperialismo fase superior del capitalismo, 1916) 

Las crisis estructurales de endeudamiento son resultado de los mecanismos objetivos de la producción mercantil internacional y su situación en ella:

«La crisis del endeudamiento no es un fenómeno fortuito, sino que empuja sus raíces más profundamente en la estructura económica de estos países». (Lulzim Hana; Las deudas exteriores y los créditos imperialistas, poderosos eslabones de la cadena neocolonialista que esclavizan a los pueblos, 1988)” 

Esta dominación del capital extranjero en los países dependientes les llevó a la «división internacional del trabajo» en la producción de materias primas, mientras dependían de productos acabados de las metrópolis, con sus consecuencias económicas:

«Mantener su especialización en la producción de materias y productos agrícolas, cuyos precios experimentaban subidas y bajadas, así como una entera dependencia de los productos acabados importados de las metrópolis, cuyos precios tienden a aumentar». (Lulzim Hana; Las deudas exteriores y los créditos imperialistas, poderosos eslabones de la cadena neocolonialista que esclavizan a los pueblos, 1988) 

Esto otra vez no concuerda con España, donde destaca en exportaciones de automóviles con un valor de aproximadamente 33.000 millones de euros. En segundo lugar, se encontraban los productos químicos con 32.000 millones de euros. Muy por encima del resto.

Entonces era evidente que esta especialización contribuía a mantener esas posiciones:

«A mantener el retraso de las fuerzas productivas en estos países, a acentuar las desproporciones estructurales en su economía y a aumentar el precio del comercio internacional, es decir a intensificar el pillaje de las riquezas, el trabajo y el sudor de los pueblos de los antiguos países coloniales y dependientes de las potencias imperialistas». (Lulzim Hana; Las deudas exteriores y los créditos imperialistas, poderosos eslabones de la cadena neocolonialista que esclavizan a los pueblos, 1988) 

Por lo tanto, podemos ver que España forma parte de ese puñado de países imperialistas que contribuyen, junto con los gobiernos de los países semicoloniales, a explotar a millones de trabajadores en todo el mundo. Queremos remarcar la importancia de los gobiernos burgueses de estos países dependientes en mantener esta situación de la cual esta camarilla se beneficia y, sin duda, los más demagógicos de todos, los gobiernos revisionistas “antiimperialistas”, los cuales hacen pasar por socialismo su régimen capitalista, como Venezuela, Cuba o Corea del Norte, (como podéis ver más en profundidad en los artículos referenciados de Bitácora).

Actualmente la política imperialista preferida es la semicolonial o dependiente, por ser mucho más fácil de sostener y barata, aunque eso no excluye el uso de la colonial, si bien  de manera esporádica, para colocar un gobierno afín. Después de la Segunda Guerra Mundial el colonialismo retrocedió mucho, aunque muchos de estos países pasaron después a ser países dependientes de sus antiguas metrópolis:

«La Segunda Guerra Mundial produjo un cambio radical en la correlación de fuerzas en el mundo. Condujo a la destrucción de las grandes potencias fascistas, pero también estremeció los fundamentos y debilitó considerablemente a las viejas potencias colonialistas. La guerra antifascista planteó en todas partes, incluso en los países que no se habían visto envueltos en su torbellino, el problema de la liberación nacional. Los pueblos de las antiguas colonias que, conjuntamente con los países de la coalición antifascista, habían participado en la guerra para sacudirse el yugo fascista, ya no podían dar pasos atrás y soportar por más tiempo el yugo colonial (…) Obligados por la situación, muchos países colonialistas comprendieron que las viejas formas de explotación y administración de las colonias eran anacrónicas, sin concederles la más mínima libertad e independencia. Las potencias imperialistas, colonialistas, no llegaron a esta conclusión movidas por sus sentimientos democráticos y por su deseo de conceder la libertad a los pueblos, sino presionadas por los pueblos colonizados y a causa de su debilidad militar, económica, política e ideológica, que no les permitía conservar el viejo colonialismo. Pero, el imperialismo francés, inglés, italiano, estadounidense, etc., no quería renunciar a la explotación de esos pueblos y países. Cada potencia imperialista se vio obligada por las circunstancias creadas a conceder la autonomía a estos pueblos o prometerles la libertad y la independencia después de un cierto plazo. Este plazo, que fijaron supuestamente para permitirles tomar conciencia de su capacidad de gobernarse por sí mismos y formar a este fin los cuadros locales, tendía de hecho a preparar nuevas formas de explotación imperialistas, el nuevo colonialismo, dando a los países y a los pueblos la falsa impresión de que habían conquistado la libertad. (Enver Hoxha; El imperialismo y la revolución, 1978) 

En consecuencia, en la mayoría de países a día de hoy, ya que no hay países socialistas en la actualidad, la tarea principal es la revolución socialista, la cual necesita para llevarla a cabo un partido ML. Especialmente importante esta conclusión en los países dependientes, donde los elementos revisionistas tratan de engañar a los obreros mediante la lucha exclusiva contra un imperialismo o el “justo” desarrollo mundial:

“La revolución antiimperialista –socialista– pone el acento sobre la independencia económica como condición para el mantenimiento de la independencia política y se caracteriza por la prioridad consagrada a la industria de medios de producción, mientras que la revolución anticolonial –democrática-burguesa– espera aprovecharse de una mejor –o «más equitativa»– integración en la división internacional del trabajo. Como marxistas, nos negamos pues a asimilar toda medida de nacionalización como socialismo, sea en países imperialistas o en países dependientes. Las nacionalizaciones pueden tener un carácter socialista solamente si se acompaña de la expropiación sin indemnización de la burguesía en conjunto, imperialista como nacional –compradora como patriótica–.

La transformación de revolución anticolonial en verdadera revolución antiimperialista y revolución socialista, por tanto, requiere de varios factores: 1) en primer lugar la existencia de un partido comunista marxista-leninista capaz de movilizar a los trabajadores de la ciudad y el campo contra el poder imperialista comprador sin transferir la dirección de la lucha a la burguesía nacional interesada en el derrocamiento de los capitalistas y terratenientes compradores; 2) después, que el partido llegue a demostrar que las aspiraciones democráticas de las capas populares y de los trabajadores sólo pueden alcanzarse si la política de liberación del yugo del imperialismo extranjero está ligada a la liberación del yugo social, ejercido no sólo por el capital extranjero, sino también por el desarrollo del capitalismo, incluso circunscrito dentro del mercado interior. De hecho Marx destacó que la explotación del trabajo asalariado condujo necesariamente a nivel nacional –a causa de la brecha entre la producción y el consumo en el mercado interno– a forzar grandes vínculos comerciales con otros países burgueses, y sobre la base de la teoría del valor-trabajo y la existencia de diferentes grados en la productividad del trabajo social, estas relaciones hasta estrictamente comerciales tornan en una relación de dependencia y sujeción económica de los países burgueses más débiles en provecho de los más poderosos, capaces de echar sobre el mercado cantidades importantes de mercancías a un precio de coste menor». (Vincent Gouysse; Imperialismo y antiimperialismo, 2007)” 

3. La estrategia y táctica en España ahora

Volviendo otra vez a Stalin para desarrollar la estrategia y táctica actual, una vez dejado claro que España es una potencia imperialista y que estamos en dicha época histórica, es decir, la antesala de la revolución socialista. Podemos concluir que el objetivo estratégico actual es derrocar al imperialismo en España, la revolución socialista. Respecto a la dirección del golpe principal, aislar a la democracia pequeño burguesa y socialdemócrata -UP y PSOE–, que se esfuerza en atraerse a las masas trabajadoras y, de facto, lidera a la mayoría mediante el camino de la conciliación, dificultando la organización política independiente del proletariado. También dificulta el revisionismo la organización de vanguardia del proletariado.

“La estrategia consiste en determinar la dirección del golpe principal del proletariado, tomando por base la etapa dada de la revolución, en elaborar el correspondiente plan de disposición de las fuerzas revolucionarias –de las reservas principales y secundarias–, en luchar por llevar a cabo este plan a todo lo largo de la etapa dada de la revolución. (…) Cambia al pasar la revolución de una etapa a otra, permaneciendo, en lo fundamental, invariable a lo largo de cada etapa en cuestión.(Stalin. Fundamentos leninismo. 1924)

Respecto a las fuerzas fundamentales, el proletariado, y aquí entra otra vez sin duda la ausencia del partido. Entraremos a la construcción de este en la parte táctica. Haremos algunos apuntes, sobre las reservas, como la inmediata y otras, debemos seguir profundizando y estudiando, aunque podemos aportar algunos datos. Si nos basamos en similitudes con la etapa de la derrota del imperialismo en Rusia, el campesinado pobre constituye una de ellos, sin embargo, representa una fracción ínfima en la actualidad, ya que supone alrededor de un 10% de los autónomos (al igual que los semiproletarios, alrededor de un 5%). Podríamos comparar esta capa social con los autónomos que no tienen a nadie contratado, los cuales representan aproximadamente un 60% del total de más de 3 millones  con respecto a los más de 23 millones de asalariados.

Como factor favorable, la crisis del imperialismo y también las contradicciones, conflictos y guerras –por ejemplo, guerras imperialistas de intervención directa o venta de armas o apoyo a esos gobiernos– pueden debilitar al gobierno o gobiernos extranjeros en su posible intervención.

Sobre la táctica, al no poder hacer una actuación de masas amplia y efectiva por ser solo un grupo de militantes, nos vamos a centrar especialmente en el aspecto de la creación del partido. En cualquier caso, para situar bien la diferencia entre estrategia y táctica, esta última se supedita a la estrategia y cambia según el flujo o reflujo revolucionario:

“La táctica consiste en determinar la línea de conducta del proletariado durante un período relativamente corto de flujo o de reflujo del movimiento, de ascenso o de descenso de la revolución; la táctica es la lucha por la aplicación de esta línea de conducta mediante la sustitución de las viejas formas de lucha y de organización por formas nuevas, de las viejas consignas por consignas nuevas, mediante la combinación de estas formas, etc., etc. Mientras el fin de la estrategia es ganar la guerra, supongamos, contra el zarismo o contra la burguesía, llevar a término la lucha contra el zarismo o contra la burguesía, la táctica persigue objetivos menos esenciales, pues no se propone ganar la guerra tomada en su conjunto, sino tal o cual batalla, tal o cual combate, llevar a cabo con éxito esta o aquella campaña, esta o aquella acción, en correspondencia con la situación concreta del período dado de ascenso o descenso de la revolución. La táctica es una parte de la estrategia, a la que está supeditada, a la que sirve.” (Stalin. Fundamentos del leninismo. 1924)

Conocer la dirección táctica es primordial,  su dominancia de todas las formas de lucha es necesaria para aplicar la más correcta según la situación. Esta presenta una serie de principios que aplicados al contexto actual de ausencia de la vanguardia del proletariado, señalan a la construcción del partido como el objetivo principal:

Primero, ¿de qué manera vamos a conseguir guiar al proletariado y las masas trabajadoras sin el partido?

“Primera. Poner en primer plano precisamente las formas de lucha y de organización que mejor correspondan a las condiciones de flujo y de reflujo del movimiento en el momento dado y que faciliten y permitan conducir a las masas a posiciones revolucionarias, incorporar a millones de hombres al frente de la revolución y distribuirlos en dicho frente.” (Stalin. Fundamentos del leninismo. 1924)

Segundo, la cuestión actual de la ausencia de partido es la que impide el desarrollo de otras acciones, por lo tanto, este es el punto central:

“Segunda. Encontrar en cada momento dado, en la cadena de procesos, el eslabón particular que permita, aferrándose a él, sujetar toda la cadena y prepara las condiciones para obtener el éxito estratégico.

Se trata de destacar, entre las tareas que se le plantean al partido, precisamente la tarea inmediata cuya solución constituye el punto central y cuyo cumplimiento garantiza la feliz solución de las demás tareas inmediatas.” (Stalin. Fundamentos del leninismo. 1924)

4. La cuestión de la construcción del partido, el órgano de expresión comunista como organizador colectivo y la importancia de la teoría

En cualquier caso, por ahora no hemos hecho más que certificar algo que ya sabíamos, la cuestión es cuál es la mejor manera de hacerlo. Siguiendo las enseñanzas de las siguientes obras que vamos a ir mencionando creemos que hemos clarificado el camino a una práctica más nítida y fructífera para lograrlo.

Antes de ello, debemos reconocer el error común en el que nosotros también hemos caído, nos referimos a identificar la tarea esencial para el comunismo del momento, -en este caso la construcción del partido- pero en vez de elaborar un plan bajo principios marxistas, únicamente nos dedicamos principalmente a hacer un llamamiento para resolverla:

“He aquí por qué consideramos que la tarea más actual de la socialdemocracia revolucionaria es estudiar detenidamente las resoluciones tácticas del III Congreso del Partido Obrero Socialdemócrata de Rusia y de la Conferencia, fijar las desviaciones de los principios del marxismo que se advierten en dichas resoluciones, esclarecer las tareas concretas del proletariado socialdemócrata en la revolución democrática. A esta labor precisamente está consagrado el presente folleto. La comprobación de nuestra táctica desde el punto de vista de los principios del marxismo y de las enseñanzas de la revolución es necesaria también para todo el que quiera preparar realmente la unidad de táctica como base de la futura unificación completa de todo el Partido Obrero Socialdemócrata de Rusia y no limitarse únicamente a decir palabras de exhortación.” (Lenin. Dos tácticas de la socialdemocracia en la revolución democrática. 1905)

Actualmente el movimiento obrero está desarrollado, con grandes centrales sindicales arraigadas, aunque dividido y bastante desorganizado como consecuencia de estar bajo la guía de la burguesía, dominado por la pequeña burguesía y la socialdemocracia. La situación exige mucho de nosotros. El comunismo está disperso organizativa e ideológicamente, sin una guía internacional que facilite su desarrollo y coordinación, dominado por el revisionismo en España y a nivel mundial. Estos factores  impiden organizar y guiar al proletariado y que este actúe como clase revolucionaria. Aunque la podredumbre de los oportunistas está muy desarrollada, especialmente de los socialdemócratas y los socialimperialistas.

En España los oportunistas no quieren que cambie la dispersión, puesto que en sus chiringuitos, o lo que denominan como organizaciones, se venden como comunistas y, de esta manera, pueden seguir su labor de zapa de la burguesía en el movimiento obrero, confundiendo a la vanguardia. Cultivando el desprecio por la teoría para conseguirlo. El objetivo político determina el tipo de organización necesaria, de ahí que las organizaciones reformistas, revisionistas, sean tan enclenques y descentralizadas. Esto no implica que no hayan cuadros potenciales dentro de estas organizaciones, sin embargo, mantienen un tipo de “militancia” infértil para la labor revolucionaria, emponzoñando y tergiversando, aún con las mejores intenciones. El proletariado por su carácter revolucionario requiere un partido de nuevo tipo para enfrentarse con éxito al gran poder de la burguesía, entre ellos a los revisionistas, que en parte son sostenidos por esta misma por su excelente papel contrarrevolucionario entre el proletariado. El partido es la única garantía del desarrollo del comunismo, de la revolución socialista y de los objetivos económicos también. 

El culto al espontaneísmo viene principalmente de erigir en principio dicha labor y la incomprensión -en el mejor de los casos, cuando no directamente la apología consciente a ella- de que con la labor estrecha es imposible construir el partido. El revisionismo y el oportunismo intentan justificar de diferentes maneras, debido a su eclecticismo, su primitivismo en el trabajo, el cual se presenta en la apología por las luchas económicas, subjetivismo, voluntarismo, aventurerismo, sectarismo, terrorismo… Evidenciando el nexo común burgués de todas ellas. Los revisionistas ocultan bajo fraseología revolucionaria un practicismo mezquino y un desprecio por la teoría bajo el eclecticismo ideológico burgués. Algo en lo que nosotros también hemos caído en nuestro practicismo abnegado.

La consigna “sin teoría revolucionaria no puede haber movimiento revolucionario» es mucho más compleja que la simple vinculación teoría-práctica. Solo mediante el conocimiento científico de la realidad es posible dar una respuesta a los problemas prácticos del proletariado. Y solo de esta manera dichas respuestas serán revolucionarias, ya que responderán al desarrollo real y fortalecerán al comunismo. Eso no significa denigrar la práctica de agitación, propaganda y organización. Las cuales están a la misma altura y la teoría da respuesta a estas,  por lo tanto, están fundidas en un todo que se retroalimenta. La falta de teoría está vinculada a una práctica estrecha militante y al liderazgo del oportunismo en el movimiento obrero. 

La victoria del proletariado siguen esencialmente en todos los países el mismo camino (importancia del modelo bolchevique) aunque se desarrolle de forma distinta según las particularidades de cada uno, los rasgos originales de su economía, de su política, de su cultura, de su composición nacional, su rol internacional, de la diversidad de religiones, etc. Por eso el partido no puede ser formado con arreglo a normas tácticas de lucha estereotipadas. Investigar, estudiar, descubrir, adivinar, captar lo que hay de particular, abordar concretamente la solución del problema internacional común, del problema del triunfo sobre el oportunismo en sus diferentes tendencias en el seno del movimiento obrero, el derrocamiento de la burguesía, la instauración de la dictadura proletaria… Abordando el marxismo con criterio creador, no dogmático ni acabado:

Hay que darse perfecta cuenta de que dicho centro dirigente no puede, en ningún caso, ser formado con arreglo a normas tácticas de lucha estereotipadas, igualadas mecánicamente e idénticas. Mientras subsistan diferencias nacionales y estatales entre los pueblos y los países −y estas diferencias subsistirán incluso mucho después de la instauración universal de la dictadura del proletariado−, la unidad de la táctica internacional del movimiento obrero comunista de todos los países no exigirá la supresión de la variedad, ni la supresión de las particularidades nacionales (lo cual es, en la actualidad, un sueño absurdo), sino una aplicación tal de los principios fundamentales del comunismo (poder soviético y dictadura del proletariado) que modifique acertadamente estos principios en sus detalles, que los adapte, que los aplique acertadamente a las particularidades nacionales y nacional-estatales. Investigar, estudiar, descubrir, adivinar, captar lo que hay de particular y de específico, desde el punto de vista nacional, en la manera en que cada país aborda concretamente la solución del problema internacional común, del problema del triunfo sobre el oportunismo y el doctrinarismo de izquierda en el seno del movimiento obrero, el derrocamiento de la burguesía, la instauración de la república soviética y la dictadura proletaria, es la principal tarea del período histórico que atraviesan actualmente todos los países adelantados (y no sólo los adelantados).” (Lenin. La enfermedad infantil del izquierdismo en el comunismo. 1920)

La ausencia del partido dificulta el desarrollo de un plan, pero eso no quiere decir que la ausencia del plan sea mejor, todo lo contrario. Eso significaría el culto a la situación de dispersión y el dominio del revisionismo; aminorar la iniciativa y la energía de los militantes conscientes y tergiversar el marxismo. El marxismo conlleva la aplicación de un plan correcto que da un impulso gigantesco a la iniciativa y a la energía de los militantes, abriendo ante ellos las perspectivas más vastas, poniendo a su disposición las fuerzas poderosas del proletariado, el cual se alza a la lucha «espontáneamente». 

La tarea fundamental para resolverlo es un medio de comunicación común, como fue Iskra en Rusia. Este es un organizador colectivo para desarrollar el comunismo y sus tareas, es decir, indisolublemente vinculado a la práctica. Cuando existe una clara situación de subestimación de las tareas, la práctica política puede hacerse solo por una agitación política viva que haga pensar en todo esto y nos sirva de guía para desarrollar, ahondar y ampliar incesantemente esta organización:

“En el período de la formación del partido, cuando los innumerables círculos y organizaciones no estaban aún ligados entre sí, cuando los métodos artesanos de trabajo y el espíritu de círculo corroían al partido de arriba abajo, cuando la dispersión ideológica era el rasgo característico de la vida interna del partido, en este período, el eslabón fundamental de la cadena, la tarea fundamental entre todas las que tenía planteadas el partido, era la fundación de un periódico clandestino para toda Rusia –de la «Iskra»–. ¿Por qué? Porque sólo por medio de un periódico clandestino para toda Rusia podía crearse dentro del partido, en las condiciones de aquel entonces, un núcleo sólido, capaz de unir en un todo único los innumerables círculos y organizaciones, preparar las condiciones para la unidad ideológica y táctica y sentar, de este modo, los cimientos para la formación de un verdadero partido.” (Stalin. Fundamentos del leninismo. 1924)

Para crear así un núcleo que se desarrolle bajo las premisas del centralismo democrático: sólido, centralizado, disciplinado, donde haya control mutuo de tareas, elección democrática, cualidades obligatorias para todos los miembros. Que garantice la continuidad y la frecuencia del medio, vinculada de los problemas políticos, económicos y teóricos que se plantean, que aglutine y organice a los comunistas porque garantiza las necesidades teóricas y las enriquece con más recursos, especialmente importantes cuando el partido empieza a organizarse, la primera tarea histórica, ganar a la vanguardia. Y perviven entre ella otras tendencias que no han sido aplastadas ideológica y políticamente y la confunden. Aquí, un error “pequeño” es mucho más grave por estar en periodo de formación y la importancia y duración de esa base. Los propios miembros -en torno a los cuales se constituirá el partido- contribuyen con una parte importante de sus fuerzas, hacen de corresponsales y representantes de este, ayudando a su difusión y organización. Así prepara las condiciones para la unidad -sin ocultar la divergencias- y los cimientos de la formación del partido, evitando el trabajo artesanal. Generando una formación homogénea, bajo una línea monolítica de los cuadros como base del partido en todo el país. Lo que facilitará la formación de nuevos comunistas, su actividad militante (por su riqueza y mostrar las formas del movimiento) y la propia actividad de las masas. 

“Lenin entendía que un periódico así serviría de medio, no sólo para la cohesión ideológica del Partido, sino también para la unificación orgánica de las diversas organizaciones locales, formando un partido. La red de camaradas agentes y corresponsales de este periódico, que serían al mismo tiempo representantes de las organizaciones locales, constituiría el armazón en torno al cual se aglutinaría orgánicamente el Partido. Pues, «el periódico -decía Lenin-, no es sólo un propagandista y un agitador colectivo, sino también un organizador colectivo».” (Stalin. Historia del Partido Comunista (B) de la U.R.S.S. 1939)

Sobre el punto anterior, la importancia de la teoría, más todavía en el periodo de formación:

“Sin teoría revolucionaria tampoco puede haber movimiento revolucionario. Jamás se insistirá bastante sobre esta idea en unos momentos en que a la prédica de moda del oportunismo se une la afición a las formas más estrechas de la actividad práctica. Y para la socialdemocracia rusa, la importancia de la teoría es mayor aún, debido a tres circunstancias que se olvidan con frecuencia. En primer lugar, nuestro partido sólo empieza a organizarse, sólo comienza a formar su fisonomía y dista mucho de haber ajustado sus cuentas con las otras tendencias del pensamiento revolucionario que amenazan con desviar el movimiento del camino justo. Por el contrario, precisamente los últimos tiempos se han distinguido (como predijo hace ya mucho Axelrod a los «economistas») por una reanimación de las tendencias revolucionarias no socialdemócratas. En estas condiciones, un error «sin importancia» a primera vista puede tener las más tristes consecuencias, y sólo gente miope puede considerar inoportunas o superfluas las discusiones fraccionales y la delimitación rigurosa de los matices. De la consolidación de tal o cual «matiz» puede depender el porvenir de la socialdemocracia rusa durante muchísimos años.” (Lenin. ¿Qué hacer? 1902) 

Como mencionamos el carácter intransigente contra el revisionismo es especialmente importante en el periodo de formación del partido:

Y cuanto más joven sea el movimiento socialista en un país, tanto más enérgica deberá ser, por ello, la lucha contra toda tentativa de afianzar la ideología no socialista, con tanta mayor decisión se habrá de prevenir a los obreros contra los malos consejeros que protestan de «la exageración del elemento consciente», etc. Los autores de la carta «economista», al unísono con R. Dielo, fulminan la intolerancia, propia del período infantil del movimiento. Respondemos a eso: sí, nuestro movimiento se encuentra, en efecto, en la infancia; y para que llegue con mayor rapidez a la edad viril debe contagiarse precisamente de intolerancia con quienes frenan su desarrollo prosternándose ante la espontaneidad. ¡Nada hay más ridículo y nocivo que dárselas de viejos militantes que han pasado hace ya mucho por todos los episodios decisivos de la lucha!.” (Lenin. ¿Qué hacer? 1902) 

La inclusión de nuevos militantes que cumplan los requisitos anteriores sobre la base de conocerlos bien (para evitar la entrada de infiltrados), que militen, acepten el programa y paguen cuotas. El nivel de sus conocimientos no será un obstáculo, serán instruidos para ser vanguardia.

Se debe tratar al socialismo como ciencia, o sea, debe ser estudiado.. Necesitamos elevar el nivel teórico para aumentar el nivel de conciencia de los proletarios y formar más revolucionarios. El agrupamiento de los comunistas. La expulsión de los oportunistas, la lucha contra ellos, contra los demagogos, aunque tengan buenas intenciones, son los peores enemigos del proletariado, especialmente del más atrasado, contra las ideas revisionistas o supuestamente revolucionarias, es necesario deslindar rigurosamente la línea. La difusión del marxismo de diferentes formas (propaganda, grupos estudio…). Para ganarse a la vanguardia para el comunismo, es decir, a los mejores, con conciencia de vanguardia, más activos, sacrificados, honrados, que muestran interés por saber, estudiar, por el socialismo, capacidad de ligarse a las masas trabajadores y compromiso inquebrantable a la causa del proletariado. Mediante la propaganda como arma fundamental de trabajo entre los grupos más avanzados.

Expulsión de los incorregibles oportunistas, especialmente los que mediante sus prácticas o teorías significaban el fin del partido. Corregir a los errados dispuestos, pudiendo aplicar la expulsión temporal. Las purgas necesarias fortalecen al partido frente a las desviaciones, aflorando otras a veces y lo robustecen.

“Después de la expulsión de los mencheviques y de la constitución de los bolcheviques en partido independiente, el Partido bolchevique aumentó en solidez y fortaleza. El Partido se fortalece al depurarse de los elementos oportunistas: he aquí una de las consignas del Partido bolchevique, como partido de nuevo tipo, distinto por principio de los partidos socialdemócratas de la Segunda Internacional. Los partidos de la Segunda Internacional, aunque se llamasen de palabra marxistas, de hecho toleraban dentro de sus filas a los adversarios del marxismo, a los oportunistas descarados, permitiéndoles descomponer y echar a pique a la Segunda Internacional. Por el contrario, los bolcheviques mantenían una lucha intransigente contra los oportunistas, limpiando el Partido proletario de la basura del oportunismo y consiguiendo crear un partido de nuevo tipo, Partido leninista, el Partido que más tarde había de conquistar la dictadura del proletariado.” (Stalin. Historia del Partido Comunista (B) de la U.R.S.S. 1939)

En este mismo sentido, desarrollando el punto anterior:

La eliminación del espíritu de grupo y de la actividad fraccionalista se planteó en la Conferencia Consultiva como un problema fundamental de la vida interna del Partido. Se aconsejó a A. Lula y a S. Premte romper todos los viejos vínculos, abandonar el mal camino, y se les previno que se tomarían las más rigurosas medidas en caso de que hicieran lo contrario. La Conferencia planteó la tarea de depurar el Partido, expulsando sin miramientos a todos los incorregibles, y de hacer al mismo tiempo todo lo posible por encauzar por el buen camino a los elementos descarriados. (…)

A fin de lograr la unidad y consolidar el Partido se decidió depurarlo de todos los fraccionalistas incorregibles, expulsándolos inmediatamente. La Conferencia llamó la atención de las organizaciones del Partido sobre la necesidad de mostrarse implacables con todos aquellos que habían querido cavar la tumba del Partido.

El Comité Central, después de haber juzgado las faltas de A. Lula, de S. Premte y de sus más cercanos colaboradores, decidió, conforme a las apreciaciones y proposiciones expresadas en la Conferencia, excluirlos del Partido por un tiempo indefinido. Otros fraccionalistas fueron excluidos sólo por tres meses. (…)

Bastantes seguidores de la corriente fraccionalista reconocieron su falta, se separaron de los cabecillas trotskistas y dieron de todo corazón su palabra al Partido de que marcharían firmemente por el justo camino que éste había trazado.

El aniquilamiento de la corriente fraccionalista y liquidacionista aguzó la vigilancia de los comunistas y reactivó la vida interna del Partido.

La lucha contra los fraccionalistas hizo aparecer al mismo tiempo otras insuficiencias y defectos que obstaculizaban la labor del Partido y su fortalecimiento.” (Partido del Trabajo de Albania; Historia del Partido del Trabajo de Albania, 1980)

El deber inexcusable de todos los marxistas de defender el ML contra toda tergiversación. La formación de cuadros, su templanza, la cual se realiza principalmente mediante la lucha sin cuartel contra el oportunismo o el revisionismo en sus diferentes versiones actuales, desde la socialdemocracia del PCE, hasta el maoísmo del PmlT-OCR-IC, el socialchovinismo del FO o socialimperialismo PCPE-PCOE-PCTE, el anarquismo y demás corrientes pequeño-burguesas… Además de cualquier otras que puedan surgir u obras revisionistas referentes o errores de referentes ML que puedan dar pie a desviaciones y facilitar material de estudio incorrecto. Su aplastamiento ideológico -incluso el simple debilitamiento de esas corrientes no es suficiente- y desaparece de esta forma su organización, que impedía una mejor cohesión y conquista de los cuadros, de la vanguardia. De esta manera el marxismo se refuerza; por lo tanto, es todavía más importante esta labor conforme el revisionismo y el oportunismo tienen más medios y dominio; y la experiencia da la razón a las críticas y las masas lo pueden comprobar; ambas cosas van conectadas (antirevisionismo y fortalecimiento marxismo) y se retroalimentan, enriquece y crea nuevo contenido esencial para el partido en los aspectos ideológicos, siendo claves y primarios para desarrollar la práctica, la estrategia, táctica, un claro programa bajo principios ML (aunque al principio sea incompleto porque para ello sea preciso contar con una mayor experiencia de trabajo y lucha), estatutos (ambos son el marco del partido) y organización.  Donde pueden surgir desviaciones. 

“Pertrechada con esta riqueza teórica, la «Iskra» pudo desplegar y desplegó, en efecto, una amplia campaña en pro del plan leninista de organización del Partido, en pro de la concentración de fuerzas del Partido, en pro del II Congreso del Partido, en pro de una socialdemocracia revolucionaria, contra los «economistas», contra los oportunistas de toda clase y calaña, contra los revisionistas.

La tarea más importante realizada por la «Iskra» consistió en elaborar un proyecto de programa del Partido. El programa del Partido obrero es, como se sabe, una breve exposición, plasmada en fórmulas científicas, de los fines y las tareas de lucha de la clase obrera. El programa traza tanto la meta final del movimiento revolucionario del proletariado, como las reivindicaciones por las que lucha el Partido en su marcha hacia la meta final. Por eso, la elaboración de un proyecto de programa no podía por menos de tener una importancia Primordial. (…)

Las discrepancias entre Lenin y Plejanov en torno al programa del partido eran ya un anticipo del deslinde de campos que más adelante había de trazarse entre los bolcheviques y los mensheviques.” (Stalin. Historia del Partido Comunista (B) de la U.R.S.S. 1939)

También relacionado con el punto anterior:

“Toda la historia de su lucha contra los «economistas», los mensheviques, los trotskistas, los «otsovistas», los idealistas de todos los matices, hasta llegar a los empiriocriticistas, no era, precisamente, más que la historia de la preparación de este tipo de partido. Los bolcheviques aspiraban a forjar un partido nuevo, el Partido bolchevique, que pudiera servir de modelo para cuantos quisieran crear un partido marxista auténticamente revolucionario. Este era el Partido que los bolcheviques venían preparando ya desde los tiempos de la vieja «Iskra». A su preparación se entregaron tenaz y ardorosamente, arrollando todos los obstáculos.” (Stalin. Historia del Partido Comunista (B) de la U.R.S.S. 1939)

El mismo sentido del valor esencial de la lucha contra el oportunismo:

“Para explicar la unidad del Partido Socialista Alemán y la desunión del francés no hace falta en absoluto escarbar en las peculiaridades de la historia de tal o cual país, comparar las condiciones del semiabsolutismo militar y el parlamentarismo republicano, analizar las consecuencias de la Comuna y las de la Ley de excepción contra los socialistas, confrontar la situación económica y el desarrollo económico, recordar que “el crecimiento sin par de la socialdemocracia alemana” fue acompañado de una lucha de energía sin igual en la historia del socialismo, no sólo contra los extravíos teóricos (Mülberger, Dühring), los socialistas de cátedra, sino también contra las equivocaciones en el terreno de la táctica (Lassalle), etc.” (Lenin. ¿Qué hacer? 1902)

La elaboración del Programa del Partido obligaba a los marxistas a una asimilación crítica de los documentos programáticos aprobados anteriormente por los comunistas nacionales y extranjeros. Es lógico utilizarlos, si se observan los mismos procesos fundamentales en el desarrollo del capitalismo, las mismas tareas fundamentales de los socialistas y de la clase obrera, pero la utilización «no puede convertirse de ninguna manera en simple copia». El programa del órgano que vincule a los comunistas para construir el partido puede ser el proyecto de programa de este.

El reconocimiento teórico, abstracto, de semejantes verdades no es suficiente en modo alguno, para poner a un partido revolucionario al abrigo de los viejos errores, que se producen siempre por motivos inesperado, con una ligeras variaciones de forma, o de apariencia o  contorno antes no vistos, en una situación más o menos original. Se necesita luchar del modo más despiadado e irreconciliable contra el oportunismo y aprovechar la nefasta experiencia de las masas durante la hegemonía de este. Esta lucha contra el oportunismo y contra las organizaciones que más fielmente expresan dichas tendencias sienta las bases del partido:

Pero el reconocimiento teórico, abstracto, de semejantes verdades no es suficiente, en modo alguno, para poner a un partido revolucionario al abrigo de los viejos errores, que se producen siempre por motivos inesperados, con una ligera variación de forma, con una apariencia o un contorno antes no vistos, en una situación original (más o menos original).

El anarquismo ha sido a menudo una especie de expiación de los pecados oportunistas del movimiento obrero. Estas dos anomalías se complementaban mutuamente. Y si el anarquismo ejerció en Rusia una influencia relativamente insignificante en las dos revoluciones (1905 y 1917) y durante su preparación, a pesar de que la población pequeño-burguesa era aquí más numerosa que en los países europeos, ello se debe en parte, sin duda alguna, al bolchevismo, que siempre luchó del modo más despiadado e irreconciliable contra el oportunismo.” (Lenin. La enfermedad infantil del izquierdismo en el comunismo. 1920)

El revisionismo actual consta de afinamiento y sutilidad como características principales, de ahí el motivo por el cual es tan peligroso.

Durante el periodo de formación del partido, de afianzamiento del marxismo y de sus tesis, la principal preocupación es su propia formación. En aquel momento apenas tenían contacto con el proletariado, debido a centrar su esfuerzo en su autodesarrollo frente a los ataques de la burguesía externos e internos (revisionistas de una tendencia u otra):

“En este período, el interés y la preocupación del Partido convergen en el Partido mismo, en su existencia, en su conservación. El Partido es considerado en este momento como una especie de fuerza que se basta así misma. Y se comprende que así sea, pues los furiosos ataques del zarismo al Partido, así como las tentativas de los mencheviques de destrozarlo desde dentro y de suplantar a los cuadros del Partido por un conglomerado amorfo, sin-partido (recordad la campaña menchevique por el Congreso obrero, iniciada a raíz del célebre folleto de Axelrod “Una Duma Popular y un Congreso Obrero”, 1905), amenazan la existencia misma del Partido, por lo cual, el problema de conservar el Partido adquiere en este período primordial importancia.

La tarea fundamental del comunismo en Rusia, en este período, es reclutar para el Partido a los mejores hombres de la clase obrera, a los más activos, a los más fieles a la causa del proletariado, y formar y poner en pie el Partido del proletariado. El camarada Lenin formula esta tarea así: “ganar para el comunismo a la vanguardia del proletariado” (v. “La enfermedad infantil…”).” (Stalin. EL PARTIDO ANTES Y DESPUÉS DE LA TOMA DEL PODER. 1921)

De nuevo, se señala la necesidad lucha teórica contra diferentes revisionismos, el oportunismo… que son corrientes burguesas, y sus desviaciones de derechas e izquierdas, la necesidad de identificar cual supone en cada momento la más peligrosa, esto no significa aceptar de manera oportunista la otra, se deben llevar ambas de manera intransigente. Mucho más en nuestro caso de construcción del partido en el que gran parte de las desviaciones a las que se enfrentaban los marxistas a los que estudiamos ya fueron refutadas y, por lo tanto, en la construcción del partido deben ser conocidas y asimiladas en nuestro bagaje científico. En este caso, para la formación de los cuadros, la experiencia nos dice que prima la lucha contra la derecha y la tendencia a conciliar con cualquier línea burguesa abiertamente o revisionistas más ocultas, y  que al pasar a ser un partido con trabajo directo de masas, predomina el combate contra las desviaciones de izquierda. Además de las tendencias más claras de izquierda y derecha, están los centristas, los más peligrosos por su demagogia y su revisionismo más sofisticado que concilian con la derecha.

En aquel entonces, bajo el régimen burgués, se podía y se debía, por las condiciones del momento, batir primero a los mencheviques (para preparar cuadros marxistas) y después a los otsovistas (para transformar estos cuadros en un partido de masas), dedicando dos períodos enteros de la historia de nuestro Partido a la lucha contra estas desviaciones.” (Stalin. 4ª CONFERENCIA DEL C. C. DEL PC (b) DE RUSIA CON LOS FUNCIONARIOS RESPONSABLES DE LAS REPÚBLICAS Y REGIONES NACIONALES. 1923)

La importancia de distinguir las ideas que dominan entre grupos con tendencias “revolucionarias” ajenas al marxismo, aunque estos ya no estén muy organizados, para combatirlas como tarea esencial ya que son la resistencia para la difusión del marxismo. En este sentido, sirve de símil la endeble fuerza del revisionismo actual comparado con antaño o del anarquismo, pero el daño que aún hace para la organización de la vanguardia del proletariado. E incluso pudiendo coincidir en algunos objetivos y llegando a acuerdos concretos con algunos grupos, la lucha contra esas ideas son también esenciales y paralelas.

Unir líneas divergentes en cualquier aspecto de principio -también la organización-, representa  la unidad mecánica, un fracaso para el proletariado y una victoria para la burguesía debido a que favorece la dispersión ideológica, la indisciplina,  el retraso en la aplicación de la línea marxista y, en consecuencia, genera  el crecimiento del oportunismo de todo tipo haciéndole concesiones, debilitando el ML así. No purgar estos elementos oportunistas dentro del partido puede provocar incluso que se apoderen de él y utilizarlo para fortalecerse y destruirlo. No se deben  ocultar las divergencias para ser corregidas, combatidas y aplastadas. Ocultarlas significa oponerse de facto a la unidad comunista y apoyar a la burguesía. Aunque con la sola declaración de principios no es suficiente, ya que además de que pueden cambiarlos, si algo caracteriza al oportunismo es su hipocresía y no se le puede dar ningún crédito a sus consignas ni resoluciones, como denuncia Stalin también en “Fundamentos del Leninismo” con respecto a la II Internacional, hay que evaluar sus hechos también. Si se dan las condiciones anteriores, la unidad de acción ha de ser previa de la unidad política en el sentido marcado por Dimitrov en “La clase obrera contra el fascismo” en la creación del partido único del proletariado, la unidad de acción por objetivos básicos puede y debe lograrse aún antes; para llegar a la unidad de ideas ML, sin la cual no se podría unificar, pero hace falta un plazo de tiempo más o menos largo. La unidad de acción facilita también la hegemonía de la línea correcta en práctica y teoría y la vinculación e influencia con las masas, aunque sin descuidar en nada toda la lucha contra el oportunismo.

Tanto en los periodos de formación del partido, como el  de ganarse a las masas, predominan mayoritariamente un carácter estatal, debido a que la organización se da en el estado en el que está (uno de los destacamentos del proletariado organizado internacional), y subversivo, revolucionario, de crítica y destrucción de lo viejo, el capitalismo. Algo que cambia enteramente en el tercer periodo de la toma y el mantenimiento del poder sovietico. Eso no significa que pierda su carácter internacionalista, y tampoco  significa ser exclusivamente antichovinista o el apoyo abnegado a la revolución socialista propia y ajena. Entre otras cosas, para desarrollarse debe aplicar con éxito la experiencia de otros países (especialmente los bolcheviques por el carácter universal, algunas cuestiones son esenciales de su revolución) y la del propio, y no basta con conocerla o hacerlo de manera dogmática o mecánica, sino de manera crítica y comprobarla. Asimilar las experiencias costosas anteriores de otros comunistas para evitar sus errores. Y esta es una labor inmensa, todavía más ahora, con el mayor paso del tiempo y con la mayor cantidad de datos que conocemos:

“En segundo lugar, el movimiento socialdemócrata es internacional por naturaleza. Esto no significa únicamente que debamos combatir el chovinismo nacional. Significa también que el movimiento incipiente en un país joven sólo puede desarrollarse con éxito a condición de que aplique la experiencia de otros países. Y para ello no basta conocer simplemente esta experiencia o limitarse a copiar las últimas resoluciones adoptadas; para ello es necesario saber enfocar de modo crítico esta experiencia y comprobarla uno mismo. Quienes se imaginen cuán gigantescos son el crecimiento y la ramificación del movimiento obrero contemporáneo comprenderán cuántas fuerzas teóricas y cuánta experiencia política (y revolucionaria) se necesitan para cumplir esta tarea.” (Lenin; ¿Qué hacer?, 1902)

Es importante destacar la importancia de los errores y éxitos (para superarnos), la crítica y la autocrítica, hay que conocer las causas y consecuencias de estos para sacar enseñanzas útiles, como por ejemplo, deslindar errores de la falta de experiencia o cuantitativos con los cualitativos.

El partido debe agrupar mayoritariamente a revolucionarios profesionales, sin importar oficio si bien no será muy amplio en las circunstancias actuales. Que sepan combinar el trabajo legal-ilegal. Donde exista especialización y división de tareas. Que tengan un sólido y amplio conocimiento del ML, especialmente debido a todo el conocimiento mayor que tenemos de muchos años de experiencia. Un mínimo de experiencia política, de capacidad de organización y de guardar la seguridad. 

El partido se basa en la fuerza concéntrica de lucha política, económica y teórica: 

“En tercer lugar, ningún otro partido socialista del mundo ha tenido que afrontar tareas nacionales como las que tiene planteadas la socialdemocracia rusa. Más adelante deberemos hablar de los deberes de índole política y orgánica que nos impone esta tarea de liberar a todo el pueblo del yugo de la autocracia. Por el momento queremos señalar únicamente que sólo un partido dirigido por una teoría de vanguardia puede cumplir la misión de combatiente de vanguardia. (…)

Aduciremos las observaciones hechas por Engels en 1874 a la significación de la teoría en el movimiento socialdemócrata. Engels reconoce tres formas de la gran lucha de la socialdemocracia, y no dos (la política y la económica) -como es usual entre nosotros -, colocando también a su lado la lucha teórica.” (Lenin. ¿Qué hacer? 1902)

Solo una vez conquistada y agrupada la vanguardia (un error habitual en los grupos y personas comunistas y en el cual también hemos caído), el partido proletario, que es la fusión del socialismo con el movimiento obrero, la conquista de las masas, la participación entre ellas les ayuda a crecer gracias a una línea correcta de actuación desarrollada de la anterior manera descrita. Importante la cuestión de que la forma principal de trabajo de guía y organizador de las masas, elevar su conciencia hasta el comunismo, junto con aprender de ellas, escucharlas y saber sus necesidades:

La vanguardia proletaria está conquistada ideológicamente. Esto es lo principal. Sin ello es imposible dar ni siquiera el primer paso hacia el triunfo. (…)

Si la primera tarea histórica (ganar para el poder soviético y para la dictadura de la clase obrera a la vanguardia consciente del proletariado) no podía ser resuelta sin una victoria ideológica y política completa sobre el oportunismo y el socialchovinismo, la segunda tarea, que resulta ahora inmediata y que consiste en saber llevar a las masas a esa nueva posición capaz de asegurar el triunfo de la vanguardia en la revolución, no puede ser resuelta sin liquidar el doctrinarismo de izquierda, sin enmendar por completo sus errores, sin desembarazarse de ellos.

Mientras se trate (y en la medida en que se trata aún ahora) de ganar para el comunismo a la vanguardia del proletariado, la propaganda debe ocupar el primer término; incluso los círculos, con todas sus debilidades, son útiles en este caso y dan resultados fecundos. Pero cuando se trata de la acción práctica de las masas, de dislocar −si es permitido expresarse así− a ejércitos de millones de hombres, de disponer todas las fuerzas de clase de una sociedad dada para la lucha final y decisiva, no conseguiréis nada sólo con los hábitos de propagandista, con la repetición escueta de las verdades del comunismo “puro”. Y es que en este caso no se cuenta por miles, como hace en esencia el propagandista, miembro de un grupo reducido y que no dirige todavía masas, sino por millones y decenas de millones.” (Lenin. La enfermedad infantil del izquierdismo en el comunismo. 1920)

Para un Partido que acabara de nacer, es normal carecer de suficiente experiencia para asumir la dirección política, y que muchos de sus miembros no tengan una profunda preparación teórica, si bien debe lograrse la mayor preparación previa a la formación del partido. Aún así deben comenzar su actividad una vez superada la dispersión de círculos y habiendo conquistado a la vanguardia. Lo necesario para la dirección política lo adquirirán en el curso de la lucha bajo una guía correcta de tener los principios ML en el partido anteriormente descritos, fidelidad a estos y la confianza en las masas.

Al igual que para aglutinar a la vanguardia, para tener la mayoría de los obreros bajo influencia del comunismo, es necesario, también para mantenerla, una lucha despiadada contra el revisionismo y el oportunismo. Espontáneamente predomina la ideología burguesa en el proletariado porque es más antigua, está más elaborada y más difundida. Por eso no luchar contra ella y rebajar el comunismo implica la dominancia de la ideología burguesa, ya que en su certeza y profundidad es donde radica la fácil asimilación por el proletariado. De ahí el error de no llevar una lucha intransigente contra la espontaneidad, especialmente cuando el comunismo es joven en un país.

De los grandes centros de trabajo suelen emanar mayor cantidad de cuadros proletarios, donde las contradicciones de clase aparecen más nítidas, en comparación con zonas de pequeña producción, donde la lucha de clases aparece disimulada y suele ser más fértil para el oportunismo.

Periodos reaccionarios políticos u otros difíciles como la formación del partido, por su laboriosidad, también lo son en el campo teórico. Con más fuerza conforme el marxismo es más fuerte para desviar a las masas de este. Lo cual también sirve para desnudar a los oportunistas dentro del partido o de la vanguardia: porque se pasan al campo abiertamente burgués; porque apenas le prestan atención a dichas desviaciones; porque se retiran abatidos, desconsolados; o lo más peligrosos, aquellos  que disfrazados de marxistas lo intentan revisar, tratando de confundir también a la vanguardia. Frente a los revolucionarios que aprenden a replegarse, trabajar en la ilegalidad y utilizar todos los resquicios legales.

Sin cumplir lo mencionado anteriormente, se convierte en revisionista o desaparece (o no se forma) el partido.

En el Partido no había una completa unidad. Sin una sólida unidad, ideológica y organizativa, sin una disciplina férrea igualmente obligatoria para todos los miembros, el Partido no sería capaz de ganarse la voluntad de las masas ni de dirigirlas, por lo tanto, no se alcanzaría la unidad del pueblo alrededor del Partido y no habría victoria sobre los enemigos. Sin unidad, el Partido o bien se convertiría en un partido trotskista o socialdemócrata, o bien sería desmantelado. (…)

Las medidas enérgicas tomadas por el Comité Central provisional y el pleno apoyo que éstas recibieron de todas las organizaciones del Partido permitieron extirpar el espíritu de grupo y de fracción, conjurar el peligro que amenazaba al joven Partido Comunista y establecer en su seno una sólida unidad, una unidad combativa sobre la base del marxismo-leninismo.” (Partido del Trabajo de Albania; Historia del Partido del Trabajo de Albania, 1980) 

4.1. La postura sobre la creación del partido por otras organizaciones autodenominadas comunistas

Nos parece bastante evidente que no existe el partido del proletariado. Sin ir más lejos, la definición que da Stalin no la cumple nadie en España ni de lejos:

“El partido tiene que ser, ante todo, el destacamento de vanguardia de la clase obrera. El partido tiene que incorporar a sus filas a todos los mejores elementos de la clase obrera, asimilar su experiencia, su espíritu revolucionario, su devoción infinita a la causa del proletariado. Ahora bien, para ser un verdadero destacamento de vanguardia, el partido tiene que estar pertrechado con una teoría revolucionaria, con el conocimiento de las leyes del movimiento, con el conocimiento de las leyes de la revolución. De otra manera, no puede dirigir la lucha del proletariado, no puede llevar al proletariado tras de sí. El partido no puede ser un verdadero partido si se limita simplemente a registrar lo que siente y piensa la masa de la clase obrera, si se arrastra a la zaga del movimiento espontáneo de ésta, si no sabe vencer la inercia y la indiferencia política del movimiento espontáneo, si no sabe situarse por encima de los intereses momentáneos del proletariado, si no sabe elevar a las masas hasta la comprensión de los intereses de clase del proletariado. El partido tiene que marchar al frente de la clase obrera, tiene que ver más lejos que la clase obrera, tiene que conducir tras de sí al proletariado y no arrastrarse a la zaga del movimiento espontáneo. Esos partidos de la II Internacional, que predican el «seguidismo», son vehículos de la política burguesa, que condena al proletariado al papel de instrumento de la burguesía. Sólo un partido que se sitúe en el punto de vista del destacamento de vanguardia del proletariado y sea capaz de elevar a las masas hasta la comprensión de los intereses de clase del proletariado, sólo un partido así es capaz de apartar a la clase obrera de la senda del tradeunionismo y hacer de ella una fuerza política independiente.

El partido es el jefe político de la clase obrera.” (Stalin. Fundamentos del leninismo. 1924)

Por lo tanto, vamos a descartar a todas las organizaciones que se autodenominan “partidos”. Además, siendo estas conocidas por su revisionismo, como el PCE, PCTE, PCPE, PCOE, RC-FO… Por lo tanto, nos vamos a centrar en las organizaciones que se autodenominan grupos que buscan la construcción del partido. Aquí destacamos las siguientes por conocer de su existencia y funcionamiento actual: Iniciativa Comunista (IC), Organización Comunista Revolución (OCR), Partido Comunista Maoísta (PCM), Reconstitución y Bitácora Marxista Leninista (Bitácora (ML)).

Lo primero antes de analizar cada una es destacar que de todas las nombradas la única no maoísta es Bitácora ML. Sobre el maoísmo es importante destacar la ingente cantidad de material que existe sobre su revisionismo. Desde el trabajo de Hoxha, hasta otros autores, algunos españoles, como Elena Odena y el PCE ml. Todo ellos puestos a disposición por Bitácora ML. Nos parece sorprendente que ante dicha cantidad de objeciones al maoísmo, se abrace de manera tan fácil y en el caso de que no se esté de acuerdo con las acusaciones vertidas sobre él, no se traten de refutar. Nosotros nos vamos a limitar a poner solo algunas de las revisiones del ML que hace el maoísmo de algunas de las señaladas por Enver Hoxha en su obra, “Imperialismo y Revolución”, de 1978:

“La cuestión de la organización del partido y de su papel dirigente.” Sobre la lucha de “dos líneas” en el partido, que significa la aceptación de la línea burguesa dentro de esta. Algo totalmente incompatible con el ML, donde este es monolítico, línea clara y solo de esta manera podía ser combativo y disciplinado:

“En vez de un Partido monolítico y combativo, netamente organizado, por el que luchaban Lenin y los leninistas en el Congreso, los martovistas querían un Partido heterogéneo, difuso e informe, que no podría jamás ser un Partido combativo, aunque sólo fuese por razón de su heterogeneidad, y porque jamás podría poseer una recia disciplina.” (Stalin. Historia del Partido Comunista (B) de la U.R.S.S. 1939)

“Las relaciones entre el partido y el ejército.” Donde el ejército tenía el papel por encima del partido y de todo y era este el que tenía el factor decisivo.

“Preconizar la necesidad de que existan muchos partidos en la dirección del país, de que exista el llamado pluralismo político.” Es una negación abierta del papel dirigente y exclusivo del partido ML en la revolución y la construcción socialista. Es la declaración directa de que va a reforzar el capitalismo, manteniendo sus partidos.

“Las concepciones revisionistas de Mao Zedong tienen su base en la política de colaboración y de alianza con la burguesía.” Conectada con la anterior, es otra afirmación que significa que no se va a construir el socialismo, ya que la burguesía es enemiga mortal de este.

“El «Pensamiento Mao Zedong» está en oposición a la teoría marxista-leninista de la revolución.” La filosofía maoísta es idealista debido a su carácter burgués. Opone el desarrollo cíclico a los cambios cualitativos. La repetición a la negación dialéctica. Facilitando así su pragmatismo capitalista bajo eslóganes “revolucionarios”.

“Mao Zedong nunca ha podido comprender y explicar correctamente los estrechos vínculos que existen entre la revolución democrático-burguesa y la revolución proletaria.” Con el fin de desarrollar el capitalismo, como hasta ahora sigue haciendo China siguiendo su legado, dice que existe un gran trecho entre ambas revoluciones. 

“Las concepciones antimarxistas del «Pensamiento Mao Zedong» sobre la revolución aparecen aún más claras cuando Mao Zedong enfoca las fuerzas motrices de la revolución.” El proletariado deja de ser la clase de vanguardia para que sea el campesinado, la pequeña burguesía.

“Se creó la impresión de que China se encaminaba hacia el socialismo. Pero no ocurrió así.” Debido a ciertas reformas que mejoraron el nivel de vida de los trabajadores y al estar el PCCh en el poder, pero sabemos que la realidad es otra. El camino que recorría no era el camino del socialismo, sino el de la construcción de un gran Estado burgués, socialimperialista.

“El Partido Comunista de China ha mantenido una actitud benévola, oportunista hacia las clases explotadoras y Mao Zedong ha predicado abiertamente la integración pacífica de los elementos capitalistas en el socialismo.” Decía que, a través de la crítica, las contradicciones antagónicas se convierten en no antagónicas, que las clases explotadoras pueden volverse revolucionarias. Realmente así ha predicado la conciliación de clases con ellos, y ha permitido que continúen explotando y actuando libremente en contra del proletariado. Manteniendo la administración estatal en manos de los viejos funcionarios. Dejando impunes a los feudales y los capitalistas, que han cometido innumerables crímenes contra el pueblo chino. Incluso los kulaks, han conservado grandes ventajas y beneficios, de acuerdo con la «política del derecho igual a la tierra».

“El «pensamiento Mao Zedong», en tanto que doctrina antimarxista, ha substituido el internacionalismo proletario por el chovinismo de gran Estado.” Desde el pensamiento racista de lucha de razas, pasando por la xenofobia a lo que venga del extranjero, especialmente el marxismo leninismo. Atacando gratuitamente a marxistas como Stalin y confraternizando con abiertos revisionistas como Tito o Jruschov. Varias contradicciones de principio con los bolcheviques y con la Internacional Comunista. Sobre el carácter específico nacional del “socialismo” chino. La actitud pragmática y burguesa hacia otros partidos comunistas, desde el desprecio al apoyo de los revisionistas de toda índole según interés. Siempre desde un punto de vista burgués de superioridad y divisorio frente a la multilateralidad e igualdad entre los ML. Y la teoría racista y chovinista de los «tres mundos», que en ningún país existen las clases y la lucha de clases. No las tiene en cuenta, porque considera los países y los pueblos según las concepciones geopolíticas burguesas y de acuerdo con su nivel de desarrollo económico.

Después de este paréntesis sobre el maoísmo, que es importante, porque si una organización sigue esta corriente ajena al marxismo y su intención es construir el partido, va a ser imposible. Pasemos a ver las propuestas de cada organización para la construcción del partido.

4.1.1. Iniciativa comunista

Tiene en sus documentos congresuales del 2014, cabe mencionar la “antigüedad” de la organización dado que no han cumplido bastantes tareas que se han planteado, así como tampoco han esclarecido puntos de la teoría relevantes. De ellas vemos claramente los siguientes errores:

– El error de no distinguir dos etapas, una la creación del partido y otra la fusión del socialismo con el movimiento obrero, poniendo como ambas a la vez. 

– La falacia de la lucha contra el revisionismo cuando son seguidores del maoísmo. Y aún excluyendo esto, que además en sus publicaciones no hay casi ninguna lucha contra el revisionismo, alguna publicación general sobre este y algún artículo contra el PCE. Si no hay ninguna divergencia con otros grupos con tanto tiempo que ha pasado, ¿por qué no se unen?

– La lucha de dos líneas incompatible con una línea clara y demarcada ML.

– Una exageración de abuso a la exhortación a la unidad, sin más desarrollo que frases generales.

– Tampoco hemos encontrado el análisis “urgente”: “de clases del Estado español ajustado a nuestra situación actual. Creemos también necesario un balance del papel de los Partidos Comunistas en los centros imperialistas en el último siglo.”

Y luego además un montón de desviaciones como: apuesta por el feminismo burgués (de clase), no trabajo en sindicatos mayoritarios y la falta de una línea sindical que valore la importancia de ganarse a los sindicatos. Tercermundismo, con el apoyo a los bastantes evidentes movimientos burgueses de Cuba, Venezuela y Nicaragua. 

Estas carencias son claros ejemplos de la “importancia” que atribuyen a sus documentos y su propia línea política. Llevando a cabo un trabajo práctico cegado. 

4.1.2. Partido Comunista Maoísta (PCM)

(v. reducida) Documento Congreso Partido Trabajadores

Destacar sobre esta organización que no tiene publicada nada sobre su congreso, estatutos ni nada similar. Solo un pequeño quiénes somos. Está claro que difícilmente van a difundir su línea así, ¿o acaso esto no es importante? Contribuyendo a la confusión entre el movimiento comunista. Sabemos que quieren reconstituir el Partido Comunista y que son maoístas, ¿cual es la diferencia entonces entre OCR, IC o ellos?

Aún así tenemos unos documentos del congreso fundacional suyo, cuando se llamaron P(ml)T, que parece que han cambiado con su cambio de nombre a PCM, pero que tampoco difunden, salvo escuetos panfletos repletos de loas al maoísmo, en el que venden el maoísmo como una superación del ML, pero como hemos visto, es puro atraso. Encontramos los mismos problemas que con IC, excepto una mejor línea sindical y menor tercermundismo y otros nuevos, como el oportunismo con Hoxha cuando menciona su lucha contra el revisionismo y no dice nada de su feroz lucha dentro de ella contra el maoísmo. O un plan todavía más escueto sobre la formación del partido.

Lucha contra el revisionismo principalmente formal, mediante la enumeración repetitiva del vocablo sin casi desarrollo.

4.1.3. Revolución

Curioso apoyo al FO ahora muy denostado y luego nada de crítica concreta, además que por la época que ellos lo apoyaban, 2016-17, ya eran conocidos por su matonismo y carácter gansteril, tal y como han denunciado Bitácora ML en su estudio sobre ellos “Antología sobre Reconstrucción Comunista y su podredumbre oportunista. 2017”, también por estar en la ICOR, organización maoísta y con el MLPD, uno de los partidos referencia de OCR, por lo tanto de ahí puede venir su conexión inicial. Sobre el apoyo acrítico a la cuestión kurda, que también es una lucha claramente dominada por la burguesía y con cuestiones revisionistas, en las cuales se incurre en el seguidismo.   

Sobre la construcción del partido, vemos los mismos errores de no distinguir la fusión del socialismo con el movimiento obrero de la conquista de la vanguardia e intentan teóricamente llevar los dos a la vez. Una apología por tanto al primitivismo en el trabajo y una escasa lucha contra el revisionismo.

4.1.4 Reconstitución 

Lo primero a decir sobre ellos es que no son fáciles de identificar debido a sus múltiples escisiones, en parte facilitadas por la “lucha de líneas” maoísta. Como ha evidenciado el equipo de Bitácora, en este caso hablando sobre su historia:

“Nos resulta especialmente graciosa esta nueva moda neomaoísta. ¿Qué es este movimiento que se presentó en su día como superador de los errores del Partido Comunista de España (reconstituido)? Una unión de diferentes grupos con inclinaciones maoístas que emergió desde varios afluentes: desde la disidencia maoísta dentro del prorruso Partido Comunista de los Pueblos de España (PCPE) hasta pasar por la escisión que sufrió el propio PCE (r) en los años 90 (La Forja, Nº21, 2001). Varias de estas tendencias descontentas se agruparon entre 1994-06 en el Partido Comunista Revolucionario (PCR) y su órgano de expresión «La Forja». Aunque su proyecto de «reconstitución del partido» fracasó estrepitosamente, desafortunadamente no desaparecieron de la escena. Aunque más fragmentada, esta tendencia se empezó a reagrupar y volvió a publicar bajo expresiones varias: Nueva Praxis (NP), Revolución o Barbarie (RyB), y el Movimiento Anti-Imperialista (MAI). Más tarde, decidieron repetir la historia fundiéndose en un órgano teórico de expresión, «Línea Proletaria» (LR), formando en conjunto el órgano político «Comité por la Reconstitución» (CxR). Pero parece que la «lucha de dos líneas» maoísta no tardó en hacer efecto y hubo varias escisiones como la de Unión Proletaria (UP), cuya notoriedad ha sido y es, también, nula. ¿Qué sorpresa, verdad?” (Bitácora (M-L). Sobre la nueva corriente maoísta de moda: los «reconstitucionalistas»; 2022) 

Sin duda este grupo maoísta es el más avanzado de todos respecto a la cuestión concreta del plan de construir el partido, al menos es el único que, claramente, es capaz de discernir dos etapas diferentes, entre la conquista de la vanguardia y el trabajo de masas para la fusión de esta con el proletariado. Esto no significa que no tenga muchísimos errores, muchos de ellos señalados excepcionalmente por Bitácora ML en la obra citada antes. Pese a la verborrea y teoricismo, dejan mucho que desear a nivel teórico y no dudan en tergiversar la historia y al propio ML. No controlan las nociones básicas de táctica y estrategia y caracterizan periodos históricos enteros como de flujo o reflujo revolucionario, por ejemplo, para ellos el partido bolchevique vivió de manera ininterrumpida un periodo de flujo revolucionario:

“El otro modelo fundamentalmente es, precisamente, el del partido de los bolcheviques. En relación con éste último, si comparamos la situación de la lucha de clases y del movimiento obrero en la Rusia de finales del siglo pasado y principios del presente con la del Estado español del fin del milenio, podemos comprobar que son sustancialmente diferentes. Si aquí hay repliegue y actitud defensiva de la clase, allí el movimiento obrero estaba en ascenso y el proletariado adoptaba una posición ofensiva cada año más pronunciada.” (Partido Comunista Revolucionario. Tesis de Reconstitución del Partido Comunista. 1996)

Comparemos con la realidad:

“Pero la táctica del Partido no podía seguir siendo la misma que en el periodo de auge de la revolución de 1905. Por ejemplo, durante los primeros tiempos no era posible llamar a las masas a la huelga política general, ni a la insurrección armada, porque el Partido se hallaba ante un periodo de descenso del movimiento revolucionario, ante un cansancio enorme de la clase obrera y ante un fortalecimiento considerable de las clases reaccionarias.” (Stalin. Historia del Partido Comunista (B) de la U.R.S.S. 1939)

Y no es el único error, es curioso que tengan un texto tan viejo en la portada de sus tesis principales con semejantes errores, sin corregir. Hay otras afirmaciones donde parece que Lenin mantuvo posiciones oportunistas, cuando si algo ha caracterizado a Lenin ha sido la lucha intransigente contra el oportunismo de cualquier tipo, en todas las circunstancias, especialmente en el periodo de formación del partido, donde un pequeño error puede pudrir la base:

“Esto obligó a Lenin y a sus seguidores a emplear la táctica de la unidad de acción con todos los marxistas para crear el partido proletario. Y no sólo unidad de acción política, sino, incluso, unidad de acción orgánica. Desde luego, hubiera sido un suicidio político haber mantenido posturas dogmáticas, que sólo conducirían al aislacionismo, y haber permitido que el movimiento superase a la vanguardia proletaria.” (Partido Comunista Revolucionario. Tesis de Reconstitución del Partido Comunista. 1996)

En cualquier caso, pasamos a las propuestas de construcción del partido, sobre sus grandes errores y desviaciones, os recomendamos encarecidamente la lectura del documento de Bitácora ML sobre ellos porque hay un análisis exhaustivo.

Aparte de la falsedad de aparentar que la creación del partido bolchevique fue un camino de rosas, la realidad es que sí que la condición de un gran conocimiento del ML es un requisito fundamental, como ellos mismos reconocen (otra cosa es lo que practican), el problema es que luego meten una cuña sobre “formulándola y definiéndola nuevamente hasta sintetizar todos sus progresos” que, obviamente, es el pretexto que utilizan para falsear el socialismo científico, y no usarlo de una manera creadora y como guía de acción, sino introduciendo todo tipo de desviaciones provenientes del maoísmo, anarquismo… Demostrando que fallan a la premisa del conocimiento del ML. Luego con premisas falsas de que la cuestión “de la ideología y de la madurez política estaba relativamente garantizada por 10 años” en los bolcheviques, ignorando la lucha sin cuartel contra todo tipo de desviaciones lideradas por los populistas, marxistas legales, mencheviques, economicismo… dicen de emular a los bolcheviques, pero claro, si es desde un análisis falso histórico, realmente no van a tomar su experiencia como referencia, además también hablan de tomar como referencia a los padres del comunismo español, pero sin embargo no mencionan quienes son, ¿acaso son lo mismo Dolores Ibárruri que José Díaz, por ejemplo? Luego hablan de no hacer una copia mecánica, pero luego veremos que sí lo hacen intentando copiar etapas, sin aprender de las conclusiones que se sacan de ellas.

“Tampoco ven que, en 1903, cuando se crea el primer partido marxista revolucionario ruso, la cuestión de la ideología y de la madurez política estaba relativamente garantizada por 10 años de experiencia política de los marxistas rusos y por el profundo conocimiento de la doctrina de los fundadores del POSDR, casi todos ellos eminentes intelectuales que habían dedicado muchos años de su vida al estudio de las obras de Marx y Engels. No ven, por tanto, que no se puede crear un partido marxista‑leninista sin partir de la ideología marxista‑leninista; que, hoy por hoy, no existe ningún depositario reconocido de esta teoría que pueda avalar la creación de Partidos Comunistas, ni que la actual vanguardia revolucionaria está compuesta por trabajadores que, aunque son sinceramente voluntariosos comunistas, no han adquirido, en su conjunto, un conocimiento profundo de la teoría científica del socialismo, ni tampoco han actualizado, en su mayoría, los desarrollos últimos de esa teoría tras la época de Lenin y Stalin. El PC debe fundarse desde la ideología y, para ello, la ideología debe guiar toda nuestra labor de Reconstitución. No es suficiente con presuponer definido hasta sus perfiles últimos el marxismo‑leninismo, como hacen quienes hablan de «unidad» o de «reconstrucción», porque, en la actualidad, no existe esa referencia político‑ideológica nítida que pudieron aprovechar los marxistas rusos de principios de siglo o los comunistas del Estado español de 1920. Por lo tanto, el primer requisito para la Reconstitución, en las actuales condiciones de la lucha de clases internacional y de la lucha de clases en el Estado español, consiste en recuperar y reasumir la ideología revolucionaria, formulándola y definiéndola nuevamente hasta sintetizar todos sus progresos. Debemos emular a los bolcheviques y a los padres del Comunismo del Estado español y cumplir con los mismos requisitos que les permitieron iniciar el camino del movimiento comunista internacional y nacional, no copiando mecánicamente las formas, sino su significado profundo y su verdadero espíritu revolucionario. (…)

En resumidas cuentas, la realidad social y política actual no presta a la Reconstitución del PC las mismas condiciones que a principios de siglo, pero sí le exige el cumplimiento de los mismos requisitos. Los comunistas debemos ser capaces de comprender estos requisitos y de crear las condiciones políticas que permitan realizarlos. Esta cuestión sólo puede abordarse desde el punto de vista de la Tesis de Reconstitución.” (Partido Comunista Revolucionario. Tesis de Reconstitución del Partido Comunista. 1996)

Aquí vemos la aplicación mecánica y vulgar del ML. Respecto al medio de expresión, el ML nos enseña que este no es solo un cohesionador ideológico, también es un organizador colectivo, ¿qué sentido tiene si queremos conquistar a la vanguardia ir copiando el trabajo primitivo cuando sabemos cuál es el más eficaz? Otra vez vemos el oportunismo de los “reconstitucionalistas”, dicen que no hay que hacer un trabajo mecánico y lo hacen a la primera:

“En este momento, las necesidades de la lucha del marxismo por reconquistar la posición de vanguardia teórica son distintas a las que requerían otros momentos históricos como, por ejemplo, la Rusia de los debates en torno al II Congreso del POSDR. En aquel momento, como diría Lenin, el eslabón de la cadena al que era preciso agarrarse era la fundación de un periódico revolucionario para toda Rusia. Hoy, para nosotros, ese eslabón es diferente, o, mejor dicho, corresponde a las necesidades propias de una etapa distinta, anterior, del proceso. En la Rusia de 1903, la obra de lucha y deslindamiento con otras corrientes políticas, aunque no consumada, ya hacía tiempo que había sido iniciada por el marxismo revolucionario, y era distinto el estado de ánimo de las masas, en pleno movimiento ascendente desde 1895 –movimiento que culminaría con la revolución de 1905–, mientras que nosotros aún nos encontramos en los inicios de aquella lucha, apenas restablecidos del aturdimiento que nos provocó la última derrota del proletariado internacional. ¡Y qué decir del estado de ánimo actual de las masas! Si hacia 1903 los marxistas revolucionarios rusos debían cubrir el último tramo de su lucha de desenmascaramiento de las corrientes políticas oportunistas de la época, para pasar inmediatamente a la conquista de los elementos más conscientes de las masas proletarias, de ahí la importancia del órgano central de prensa, nosotros debemos retrotraernos aún más, cuando los marxistas rusos –por continuar el paralelismo con la experiencia rusa–, encabezados por Plejánov, iniciaron la lucha contra los populistas (anarquistas) por lo menos a partir de 1883. Nuestra primera y principal tarea, en estos momentos, es similar. También debemos combatir el oportunismo político, el que plantea a las masas falsas vías revolucionarias y el que sólo les ofrece una salida reformista. Pero como el estado de liquidación de la conciencia marxista es severo –algo por lo que no pasaron nuestros homólogos rusos–, también debemos prepararnos para este combate. Por esta razón, el eslabón de la cadena al que tenemos que asirnos es diferente, no responde a tareas cuya naturaleza correspondería a las que pueda cumplir un periódico o la propaganda política en general, sino con tareas de carácter más elemental: formar cuadros marxistas-leninistas, educándolos en la teoría y en la lucha de dos líneas contra el oportunismo.” (Partido Comunista Revolucionario. La nueva orientación en el camino de la Reconstitución del Partido Comunista. 2005)

Lo primero que queremos decir sobre el siguiente párrafo es que no logramos entender bien la diferencia entre vanguardia “teórica”; “práctica”; y “ML”. Suponemos que esta última es la correcta (por el nombre), la “teórica” es la revisionista (de lo contrario no entendemos la diferencias) y la “práctica” suponemos que son los líderes efectivos actuales del proletariado, la socialdemocracia y la pequeña burguesía. Si esto es así, los “reconstitucionalistas” nos vuelven a proponer un camino errado para construir el partido, unirnos con los revisionistas. Otra vez en oposición al ML y su lucha despiadada contra este. Sobre la relación con el reformismo de la socialdemocracia y la pequeña burguesía, nos propone contactos individuales para su formación ideológica, es decir, en vez de evidenciar el carácter burgués de esta ideología y elevar la conciencia del proletariado, proponen como tesis general compadrear con los elementos destacados de dicha ideología, cuando ni ellos mismos albergan mucha esperanza en lo fructífero de esto y cuando dentro de estos elementos por su propia posición, abunda el oportunismo:

“En primer lugar, la relación entre la vanguardia marxista-leninista y la vanguardia teórica como vínculo principal que es preciso desenvolver en función de las características del momento del proceso de Reconstitución en el que nos encontramos, vínculo que debe proporcionar resultados políticos, en el ámbito de la teoría y de la línea política, y organizativos, en el reclutamiento de nuevos miembros para la vanguardia marxista-leninista, y no sólo a título individual como contactos, sino también como colectivos o grupos. No olvidemos el punto de vista dialéctico en esta materia: la contradicción principal se resuelve como lucha, pero también y al mismo tiempo, como unidad, como alianza del marxismo-leninismo con la vanguardia teórica del proletariado para construir su vanguardia ideológica.

En segundo lugar, la relación de la vanguardia marxista-leninista con la vanguardia práctica, que también debe abrir un carril de ida y vuelta, pero, en esta ocasión, las expectativas políticas y organizativas deberán ser mucho menos exigentes. Esto se debe a que el vínculo entre la vanguardia marxista-leninista y la vanguardia práctica será, en lo inmediato,  predominantemente individual, a realizar a través del contacto personal, y no en función de problemas objetivos concretos, sino de inquietudes subjetivas y de problemáticas específicas particulares. Lo cual obligará a que la conquista para el comunismo de esos elementos de la vanguardia práctica se realice no desde la lucha de dos líneas principalmente, sino desde la formación ideológico-política. Mientras tanto, por su parte, la relación entre la vanguardia marxista-leninista y la vanguardia teórica sí se establecerá en función de los problemas objetivos de la construcción de la vanguardia ideológica del proletariado, y en un ámbito supraindividual, entre colectivos, que permitirá la aplicación de la lucha de dos líneas en la dirección de la clarificación teórico-política y del desarrollo orgánico a mayor escala de la vanguardia ideológica comunista. Por último, estos progresos entre los sectores más conscientes de la clase ejercerán cierto influjo indirecto sobre la vanguardia práctica, ya que situarán frente a ella nuevos referentes teóricos, esta vez realmente revolucionarios. Si bien no conviene albergar demasiadas expectativas acerca de su receptividad, siendo insustituible el posterior combate de la vanguardia ideológica marxista-leninista por conquistarla.” (Partido Comunista Revolucionario. La nueva orientación en el camino de la Reconstitución del Partido Comunista. 2005)

Por lo tanto, a pesar de ir un poco por delante de otros grupos maoístas en algunas cuestiones, ¿qué aportan realmente los “reconstitucionalistas”? Más dispersión ideológica con el maoísmo, desprecio por la teoría ML y primitivismo en el trabajo, algo por otro lado conectado, cada organización requiere de un tipo de trabajo para sus objetivos, y el primitivismo en el trabajo responde a los objetivos de una organización revisionista. Además, su mayor sutilidad revisionista y su lenguaje revolucionario, lo hace más peligroso por ser más difícil de desenmascarar frente a otros más burdos.

4.1.5 Bitácora Marxista Leninista (Bitácora (ML)

Como hemos comentado, esta es la única organización no maoísta y eso se nota, ya que se quita de un plumazo muchos errores, pero con eso no es suficiente. Sin embargo, comprobamos que esta organización cumple los principales principios para construir el partido en base al ML, es decir, consideramos que es la organización con una línea correcta. A continuación comentaremos algunos elementos importantes:

· La importancia de la lucha contra la espontaneidad y contra rebajar los principios ML, es la mejor manera de contribuir al comunismo, ya que la radicalidad de estos es la clave de su fácil asimilación por el proletariado. B(M-L) lleva una lucha incansable e intransigente contra el revisionismo y el oportunismo, ¿qué otra organización ha trabajado tanto sobre RC-FO, PCE (ml), los propios “reconstitucionalistas”, PCE (r); maoísmo; luxemburguismo… o simplemente han tocado esos temas o incluso contra el revisionismo extranjero que también nos afecta como el de Mariategui; movimiento nacional kurdo; socialismo siglo XXI…?

· Ha apreciado el valor de la teoría y ha tratado de llevar un trabajo lo más científico posible, valorando la importancia del medio de expresión comunista como organizador colectivo desde su blog.

· Ha tratado de conocer el movimiento comunista estatal, mediante el estudio del PCE (ml); la cuestión nacional; el PCE y su camino hacia el revisionismo; la crítica a otras organizaciones revisionistas del estado… Utilizando como guía el ML.

· Ha clarificado conceptos esenciales para los comunistas como el centralismo democrático. 

· Han tratado el socialismo como ciencia y han contribuido de manera extraordinaria a su difusión con multitud de obras inéditas en España y otras reeditadas con una mejor calidad. Facilitando así la templanza de los cuadros con la lucha sin cuartel contra el oportunismo y el revisionismo. Reforzando así el marxismo en ellos y sus seguidores. Evidenciando la cuestión ideológica clave para desarrollar con éxito la práctica.

¿Quién ha demostrado mejor el valor que tiene la necesaria asimilación crítica de las experiencias pasadas, mediante su análisis y la recuperación de las diferentes luchas contra el revisionismo en el MCI (el revisionismo yugoslavo, soviético, chino, eurocomunista, anarquismo, tercermundismo, bujarinismo…) y la aplicación de este conocimiento desnudando la recuperación de dichas desviaciones en muchas de las organizaciones actuales?

La única organización que ha demostrado que ha entendido que durante la conquista de la vanguardia, esta es su principal preocupación hasta conseguirlo.

Incluso se ha ocupado de criticar las desviaciones de La Maza desde un primer momento, facilitando la comprensión por nuestra parte de las diversas desviaciones en las que nos hemos inmerso.

Ha destacado lo esencial que es en el ML la crítica y autocrítica.

4.2. Otros errores cometidos por nosotros por no dominar el ML y no actuar consecuentemente bajo su guía

Además de las mencionadas arriba: sobre la República Popular, sobre la falta de un plan bajo principios ML para conseguir construir el partido desde el principio, cayendo en el voluntarismo basado en simples llamamientos para lograrlo, relegando labores teóricas esenciales para desarrollar una práctica adecuada a los fines propuestos, como el estudio sobre un plan concreto para reconstruir el partido. Mientras desperdiciamos demasiada energía en un pretendido trabajo de “masas” (realmente con nuestras posibilidades era un trabajo muy primitivo y no de masas) que era secundario sin haber conquistado primero a la vanguardia proletaria. 

Ese voluntarismo, explicado en parte por la falta de un análisis ML y de un conocimiento mínimo de este, ha provocado planes irrealizables para nuestra capacidad real.  Consiguiendo como mucho aportes no significativos a diferentes luchas parciales y acciones intrascendentes de agitación. Generando propuestas fuera de lugar de colaboración “exclusivamente comunista” cuando no éramos capaces de discernir una línea de otra o la importancia de la lucha contra el revisionismo. Esto debería haber estado resuelto antes de realizar estas acciones o promover el desarrollo de ese plan, demostrando otra vez la unidad de la teoría-práctica, y como la primera da respuesta a las necesidades de la segunda.

Del mismo modo, ese voluntarismo ha marcado la construcción de nuestra organización y su idoneidad, especialmente sabiendo que bajo un análisis correcto como el de ahora, habríamos visto que ya había una organización que cumplía un plan correcto de construcción del partido y estaba muchos más avanzada, es decir, Bitácora ML. En gran parte, Bitácora, nos ha ayudado a conocer nuestros errores, a veces mediante la crítica directa, en documentos o conversaciones, y otras con su trabajo público en el blog. Sin duda esta situación puede volver a ocurrir en otras escisiones posteriores de otras organizaciones revisionistas, como en nuestro caso pasó de REM. También influye en esto la falta de una referencia clara que puede hacer que estas escisiones tiendan a autoorganizarse en vez de agruparse. De ahí la importancia de tratar el ML como ciencia y de organizarse de manera consecuente entre los militantes que lo estén desarrollando.

Este voluntarismo en la “construcción” del partido del proletariado ha marcado también nuestros propios documentos, no solo con las cuestiones ya referidas, sino también en la cuestión del feminismo (la cual ya fue rectificada). ), Así como en nuestro documento de sindicalismo se menciona construir a la vez el partido junto con conquistar el sindicato, errores sobre referencias al antiimperialismo en Latinoamérica o el Congo. 

Errores, por otro lado, compartidos por la mayoría de pequeñas organizaciones autodenominadas comunistas, no exactamente iguales, pero sí a niveles cualitativos similares.

Debido a ese insuficiente nivel ML, nos dificulta avanzar en las tareas requeridas por el proletariado, el cual requiere, no solo la simple repetición de las verdades del comunismo -a las cuales en muchos casos ni siquiera hemos llegado todavía a poder tratar, como la cuestión nacional-, sino también una elaboración bajo la guía de este de un análisis de sus aplicaciones pasadas y de un plan adecuado a nuestra realidad actual. Realizando nosotros por lo tanto, de facto, un trabajo artesanal, que sin duda no está justificado bajo criterios ML: primero, por la falta de un plan como hemos mencionado y, segundo, debido a que existe Bitácora, la cual creemos que es una referencia por su avanzado desarrollo bajo dichos criterios. Por lo expuesto, llegamos a la conclusión de que deberíamos haber militado con ellos desde el principio y, en este caso y en las circunstancias actuales, que lo correcto es humildemente rectificar y comenzar a desarrollar el trabajo de reconstrucción del partido bajo su guía. 

5. Conclusión y las tareas inmediatas de La Maza

Si seguimos con los puntos desarrollados para construir el partido y las autocríticas realizadas, identificamos los siguientes puntos por hacer:

El primero es desmenuzar nuestro programa y estatutos, a la luz de nuestro mayor conocimiento ML para rectificarlos y remendar nuestros errados posicionamientos, asimilando así, mejor los errores. Demostrando al mismo tiempo ante las personas que nos siguen nuestros errores y contribuyendo con nuestras acciones al esclarecimiento ideológico.

El segundo es, a tenor de identificar a Bitácora ML como la organización de referencia para la construcción del partido, dados los motivos expuestos ya. Consideramos que lleva a cabo un plan acertado sobre la conquista y aglutinador de la vanguardia con el medio de comunicación esencial para ello. Demostrando su trato del socialismo como ciencia. Utilizando la propaganda como arma clave que es en este momento. Tratando la cuestión ideológica como clave para desarrollar con éxito la práctica. Pasaremos a solicitar militar bajo su guía y, cerrar así, la etapa de La Maza, en consonancia con el plan expuesto de construcción del partido. No tiene sentido caminar independientes cuando, de facto, dicha organización es nuestra principal referencia. Por supuesto, dicha militancia se basará en la disciplina consciente, en el centralismo democrático, como no puede ser de otra manera entre militantes comunistas.