La clase obrera en el sector de la hostelería

El trabajo en la hostelería es uno de los más sangrantes que existen en nuestros días. Las personas que viven de un salario obtenido en su trabajo para una empresa de hostelería, la clase obrera hostelera, sufre condiciones de abuso y explotación por parte de los empresarios, ya sean pequeños o grandes, desde un bar a una multinacional, los obreros del sector suelen tener los mismos problemas.

Trabajar sin contrato o con uno que no se corresponde a la realidad, sueldo inferior al merecido por horas de trabajo y nivel de esfuerzo y riesgo, así como falta de EPIs, problemas de salud relacionados con pasar muchas horas de pie, usar productos químicos, etc. Y esto sin mencionar la mortalidad que existe al exponerse al tráfico, en particular con los trabajadores destinados al reparto que desgraciadamente cada año acaba con decenas de estos obreros fallecidos mientras repartían.

Las condiciones de la clase obrera en la hostelería son resultado del desarrollo de la España capitalista, donde los obreros se ven forzados a entrar a este sector para sobrevivir como resultado de la inversión de la burguesía en la economía hostelera. En un país capitalista con las características de España, es lógico que la clase burguesa abra bares, hoteles, discotecas… lugares que serán de su uso recreacional mientras que los trabajadores estarán forzados a servirles. Es una falsa pensar que tenemos libertad bajo este sistema, mientras nosotros, obreros, podemos gastar algún día libre en el ocio relacionado con la hostelería, los empresarios, capitalistas o burgueses, como prefiramos llamarles, disfrutan de los vicios de la hostelería a diario.

Lo cierto es que una sociedad en la que la mayoría, es decir, la clase obrera, las personas que viven de un salario, pueda vivir plenamente sin venderse perpetuamente al trabajo, depende de acabar con la propiedad privada. Hacer que los locales sean de gestión colectiva y den espacio a la vida de la comunidad en lugar de al ocio de extranjeros adinerados que sólo se divierten a costa de esclavizar la vida social y moral de las comunidades así como contaminar sus ecosistemas.
En este objetivo podremos revertir los padecimientos de la clase obrera y convertirlos en vitalidad comunitaria.

Alcanzar este objetivo, que aquí sólo esbozamos y que requiere de una explicación mayor y más detallada, depende de que los obreros tomemos conciencia de nuestra realidad, de nuestros intereses comunes, mujeres y hombres de la clase obrera, luchemos contra los explotadores, organicémonos en el sindicato con la intención de combatir la precariedad y mejorar las condiciones del trabajo asalariado, y organicémonos políticamente para plantear una revolución contra el capitalismo, contra la sociedad de clases, y construyamos el socialismo donde la propiedad privada se acabará y todas las inequidades que conlleva.

Obreros y obreras de la hostelería, es vuestro turno, escribidnos para formar parte del proyecto comunista, el de una sociedad donde no viviremos para trabajar, sino que el trabajo será una parte natural de la vida de la que todos formaremos parte sin ser explotados.