En repulsa de los crímenes contra las personas LGBT y en duelo por el asesinato de Samuel, auxiliar de enfermería de 24 años muerto en una paliza por ser gay

La sexualidad y el género de cada uno jamás debe ser motivo para el acoso, la discriminación, el asesinato… Contra la violencia hacia el proletariado LGBT, organicémonos políticamente como clase para enfrentarnos al sistema capitalista que permite estos crímenes; partidos burgueses como UP y PSOE son incapaces de poner freno a esta violencia a pesar de que digan preocuparse por ella, ya que acabar de raíz con su opresión significaría acabar también con su opresión de clase. Por otro lado cuando el sistema capitalista no está poniendo parches insuficientes, está alientando estas brutalidades como es el caso del ala burguesa reaccionaria representada en VOX y agrupaciones más minoritarias y abiertamente fascistas como Falange, España 2000, etc., contra las personas LGBT y también a las personas inmigrantes.

También hay otras agrupaciones reaccionarias como Frente Obrero que promueven discursos en los que las personas trans o sencillamente con una expresión de género diferente a la esperada socialmente como “normal”, son degeneradas, oportunistas o enfermas. Debemos luchar contra el liberalismo entre el colectivo LGTB, no como hacen estos contra las propias personas LGTB.

Hace poco además Roberto Vaquero salió en un video declarando que la violencia homofoba era ya cosa del pasado, que apenas ocurrían casos y darle importancia a esto iba en contra de los intereses reales de la clase obrera. Bueno, ya vemos que aunque a este embaucador le parezca algo poco reseñable, lo cierto es que si, las personas siguen siendo asesinadas por su sexualidad.

Acabar con la homofobia y la transfobia socialmente requiere la unión de los trabajadores contra esta lacra ideológica de la burguesía más reaccionaria mediante la revolución y la dictadura de nuestra clase. Pero en el camino, también debemos luchar contra la homofobia y transfobia de los que se visten de izquierda, desde el PMLRC al Partido Feminista. No habrá verdadera “izquierda” mientras no eliminemos a los tergiversadores y nos constituyamos, la clase obrera, como partido. Sigamos luchando.