Contra la transfobia, por la organización política del proletariado trans

El pasado 26 de junio hubo movilizaciones por todo el estado contra la llamada ‘Ley Trans’ de la que ya hablamos en este artículo: https://lamaza.org/2021/05/22/trans-marxismo/

Estas movilizaciones no solo demuestran de nuevo que gran parte del feminismo es reaccionario y va en contra de los avances en derechos de la clase obrera, sino que también nos verifican que solo existe un método para luchar por nuestros derechos como trans, cis o no binaries, y es a través del comunismo, dado que el carácter ecléctico del feminismo permite debates sobre nuestros derechos o nuestra propia existencia, haciendo uso de la libre elección ante la corriente o teoría que más interese. No importa qué adjetivo tenga el feminismo en cada caso, se desenmascara finalmente como un movimiento al servicio de los intereses burgueses e inútil para nuestros objetivos: https://lamaza.org/2021/06/01/antes-y-ahora-el-feminismo-tambien-el-radical-es-el-movimiento-de-las-burguesas-y-el-comunismo-el-de-las-obreras/

Las organizaciones que promueven estos movimientos contra la vida de las personas trans se definen desde feministas de clase a radicales pasando por cualquier otra autodefinición. Además de ser absolutamente sexistas y biologicistas, suponen una amenaza real contra las personas trans y un punto de apoyo de la reacción de derecha, ya pudimos ver por ejemplo cómo el Partido Feminista y Vox actuaban conjuntamente, https://www.lavanguardia.com/politica/20210323/6604603/partido-feminista-vox-unen-ley-trans-consideran-peligrosa-anticonstitucional.html,  demostrando la inutilidad e hipocresía de su feminismo de clase. Al igual que mencionamos las campañas de los supuestos “comunistas” de Frente Obrero, que califican al colectivo trans de identidades posmodernas, haciendo campaña contra la Ley Trans. 

También hemos visto diferentes agresiones contra activistas por los derechos trans estos días, en Madrid la policía cargó contra un grupo de contramanifestantes que fueron a oponerse a las movilizaciones convocadas por las feministas tránsfobas, https://twitter.com/TransFuria/status/1408761625998462987  ante lo cuál vimos cómo muchas de estas feministas contra la ley trans aplaudían y celebraban la represión contra las activistas trans. 

En Murcia una treintena de manifestantes convocadas por la asociación ‘RadFem Murcia’ rodeaban y agredían a dos contramanifestantes autónomos, rodeándoles y forzando una situación de violencia que acabaría con una declaración en redes de esta asociación victimizandose por la agresión que dicen haber sufrido. ¿De verdad suponen un riesgo dos personas contra las más de treinta que había manifestándose?

Por otro lado, tanto en el caso de Madrid como en el de Murcia, se repite el mismo patrón por parte de los contramanifestantes, movimientos autónomos, espontáneos y poco organizados que irremediablemente han acabado mal y que nada tienen que envidiar al feminismo en su carácter acientífico, entre otras cosas dejando su suerte a una reforma legislativa que al igual que la igualdad legal entre hombres y mujeres no ha resuelto la mayor desigualdad de la obrera. Si queremos plantar cara a la transfobia y luchar por una ley en beneficio de las personas trans, no basta con responder por voluntad individual y de forma aislada y desorganizada, es necesario constituirnos como una fuerza capaz de enfrentarse realmente a las diferentes opresiones que sufre el proletariado y unir todas ellas bajo la bandera revolucionaria socialista, la única capaz de subvertir las causas materiales que no tratan científicamente la cuestión y que aún posibilitan que la posición económica marque el desarrollo personal, ¿o acaso una persona rica va a tener problemas en expresar su identidad al igual que un trabajador? Apelamos a todos los activistas por los derechos trans y a los defensores del feminismo de clase o radical a que luchen contra la reacción a través del comunismo. Necesitamos unidad, dirección ideológica y una táctica y estrategia disciplinada para lograr nuestros objetivos, desde lograr derechos fundamentales al proletariado trans como acabar con el capitalismo, con la sociedad de clases y la opresión que esta produce sobre la mayoría obrera. Necesitamos llevar a la clase obrera al poder pues esta es la única forma de comenzar a construir una sociedad en la que merezca la pena vivir, en la que exista libertad individual y responsabilidad colectiva.

Desde La Maza condenamos las agresiones tránsfobas y las movilizaciones en contra de la realidad trans. ¡Viva la lucha del proletariado trans! ¡Viva la lucha de la clase obrera! ¡Por una ley consecuente con los derechos trans, organízate políticamente como clase obrera! ¡Construyamos el partido revolucionario guiado por el socialismo científico!