28F día de Andalucía: ¡Unidad popular frente a la reacción, el fascismo y los ataques del capital!

Los tiempos que vienen no serán fáciles para la clase obrera. Algunas de las medidas paliativas del actual gobierno del Estado permiten que las tensiones no exploten, pero la realidad es que esas medidas ni tan siquiera ahora están siendo capaces de impedir el empobrecimiento acelerado de la mayoría trabajadora. Y, a fin de cuentas, los gastos de ayudas sociales del Estado alguien tendrá que pagarlos, o bien la oligarquía o bien las y los trabajadores. Mientras no tengamos la fuerza suficiente como clase obrera para imponer el socialismo que permita controlar la producción y la distribución desde el conjunto de nuestra clase, lo que está en juego en el capitalismo es cuánto tendrán que empeorar las condiciones de las clases trabajadoras y cuántos ataques podrán realizar esas élites para suprimir derechos con objetivo de mantener sus beneficios. Todo dependerá del nivel de organización, movilización y conciencia de estas clases sociales antagónicas. Ahora estamos viendo la presión que ejerce la ultraderecha contra el sindicalismo de clase, hemos visto ataques de VOX a sedes de CCOO y UGT, acción que han aprovechado para promocionar su sindicato “Solidaridad”. Y este es solo un pequeño ejemplo, en Andalucía el gobierno reaccionario sólo se preocupa de aumentar las ganancias capitalistas mientras anima al fascismo a seguir desarrollándose y promoviendo sus posiciones racistas, chovinistas y demagogas. Así hemos podido ver cómo una parlamentaria de Vox se pasaba a Falange sin dejar su escaño. El fascismo toma posiciones y la amenaza contra las trabajadoras y trabajadores es evidente. Por eso entendemos necesaria la movilización popular este día, poniendo encima de la mesa reivindicaciones progresistas para el pueblo trabajador pero también vemos serias limitaciones, como reivindicaciones que no sobrepasan el estrecho marco de reivindicaciones económicas, como la falta de llamamiento a más organizaciones sindicales y políticas para unirse, como la falta de unidad desde la base de los mismos sindicatos que convocan y la falta de la lucha antifascista, de igual manera es necesario criticar a aquellas organizaciones que no se posicionan o usan oportunistamente días como este. Uno de los grandes líderes obreros, Dimitrov, nos enseña algunas claves que debe tener un frente para triunfar; liderazgo político de la clase obrera como clase revolucionaria, eso implica su organización política independiente, acciones conjuntas de los obreros para que la crisis la paguen los capitalistas, plantear una 

lucha contra toda ofensiva reaccionaria y sellar pactos entre organizaciones para desencadenar acciones de masas. Aunque esto no es suficiente y es solo el primer paso. 

Todas y todos sabemos que de nuestra respuesta como clase depende el ascenso de la ultraderecha y el fascismo. La historia del movimiento obrero nos enseña de qué manera debemos organizar los frentes de masas populares para que tengan éxito. La lucha antifascista y contra la reacción es un pilar clave de los frentes. El fascismo busca la dominación más salvaje de la burguesía contra el pueblo trabajador, es el mayor enemigo. La extrema derecha se está fortaleciendo con Vox en España. La lucha por las conquistas sociales es indisoluble de la lucha contra cualquier retroceso democrático o social o económico, como la reforma laboral, la ley de pensiones o la subida del SMI. Es importante no perder de vista que es el capitalismo lo que provoca las crisis económicas cíclicas y que la crisis de la COVID19 se ha acentuado por culpa de este sistema económico que prima el máximo lucro por encima de todo; y que hasta las mejores reformas no dejan de ser parches mientras no toquen la base que sustenta el capital, la propiedad privada de los medios de producción. La lucha de la clase obrera debe poner encima de la mesa la necesidad del socialismo y del poder de la clase obrera para mantenerlo, es decir, la dictadura proletaria, de lo contrario no pasaremos de meras reformas que dejaran el capitalismo funcionando igual y el poder en manos de la burguesía, de su dictadura, sea bajo un sistema democrático o dictatorial, la esencia sigue siendo la explotación de trabajo ajeno. Para lograr acabar con el capitalismo e incluso para lograr dicha unidad obrera y popular por objetivos tan básicos para los trabajadores, debemos organizarnos sindical y políticamente como clase obrera, esto es como partido revolucionario y científico.  Os invitamos a militar en la Maza para avanzar unidas y unidos hacia esos objetivos.

¡Por la organización política de la clase obrera como clase independiente y revolucionaria!