¡Este 4 de diciembre, súmate a la huelga! ¡Lucha por mejorar tus condiciones de trabajo y organízate como clase obrera!

Día tras día los dueños de la empresa se hacen más y más ricos gracias a vuestro trabajo. ¿Y cómo os tratan? ¡Intentan pagaros lo menos posible! Pretenden que no cobreis el tiempo de descanso, que hagáis más horas de las que se acuerda en el contrato, ¡intentan por todos los medios no tener que pagar el salario mínimo! Incluso dejan de pagar los salarios o los atrasan todo lo posible, y amenazan con despidos o con no llamaros a las siguientes campañas si levantáis la voz para pedir unas mínimas condiciones aceptables de trabajo y mejoras en proporción al progreso social. Os pagan lo justo (y ese justo parece cada día más estrecho) para que día a día tengáis que volver al campo o al almacén a seguir produciendo en pésimas condiciones para poder sobrevivir. En esto se basa el capitalismo, la diferencia entre vosotros y otros trabajadores de otros sectores mejor tratados es principalmente la débil organización sindical que hay en el campo.

Ante la huelga convocada por CCOO y UGT en el sector agrícola es más necesario que nunca participar para mostrar fuerza. Debemos exigir que se cumpla el convenio y la legislación laboral, el SMI, exigir también que se respeten los descansos y las horas de trabajo contratadas y extras; que se paguen los gastos de transporte; estabilidad laboral, acabar con la división artificial de los trabajadores del campo en más de 10 convenios diferentes para actividades similares… Los jefes saben cuál es la fuerza que tienen los trabajadores cuando se unen, por eso intentarán por todos los medios silenciaros, meteros miedo y dividiros, introduciéndose incluso dentro del movimiento obrero para defender sus intereses, como vemos con la no participación en la huelga de los sindicatos más reaccionarios, USO y REDES. ¡No lo permitáis! Es necesario sumar fuerzas con cada compañero, convencerle de que es posible conquistar unas mejores condiciones de trabajo y organizarse sindicalmente para pensar un plan de acción.

En estos tiempos son muchas las grandes empresas que se acogen a ERTES sin asegurar nada a los trabajadores, o bien las que deciden cerrar centros de trabajo porque no producen los suficientes beneficios esperados por el capitalista, ejemplo de ello es Bio Looije Almería, donde se está dando una potente lucha sindical ante el despido de 82 trabajadores a los que pretenden pagar con migajas. Esta empresa también se encuentra en el campo murciano, es decir, podría haber ocurrido aquí también, cualquier trabajador es prescindible para los burgueses. Otro caso similar y más cercano, fue el de Agrasa de Águilas en el que el jefe capitalista de turno, Antonio Pascual, echó a casi 500 personas a la calle, para llevarse todos los fondos de la empresa. Así funciona el mundo para la burguesía, si no se perciben los suficientes beneficios se mueve el capital, sin importar las consecuencias humanas que repercuten en los trabajadores. Por eso, es fundamental atender a las reivindicaciones de nuestros compañeros de Andalucía, donde las circunstancias adscritas al trabajo agrícola son similares a Murcia. Responder a los ataques del capital y apoyar las luchas paralelas que suceden en otros territorios es una condición imprescindible para unirnos como trabajadores.

La clase obrera es más fuerte unida y consciente de su condición social. Escoged un sindicato de clase,  preferiblemente un gran sindicato que os da más herramientas, capacidad de lucha y unidad obrera. En ese sentido CCOO es más grande y más combativo que UGT. Organizarnos sindicalmente nos va a permitir tener una mejor protección y asesoramiento tanto a nivel individual como a nivel colectivo, ya que las condiciones generales afectan a las individuales. La lucha por mejores condiciones laborales evidencia que la explotación capitalista no entiende de razas, es más, se beneficia del racismo para dividir a los trabajadores y explotarlos más. ¿Acaso no llevamos viendo años como ocurren casos como el de las temporeras de Huelva o el de las chabolas de Almería? Independientemente del lugar de nuestro origen: la clase obrera es internacional y nuestros intereses como trabajadores son los mismos. 

Por eso debemos eliminar los prejuicios nacionales y unirnos, esta es la única manera de conseguir nuestros objetivos.

Los trabajadores sin papeles sólo benefician a los capitalistas, es una estrategia para crear divisiones entre los trabajadores y poder aprovecharse mejor de su expulsión de la sociedad. La clase obrera somos los máximos interesados en eliminar todo tipo de discriminación, de lo contrario nos convertiremos en cómplices de la opresión de un grupo por otro, cuando justamente nos interesa eliminar todo privilegio, el cual es el origen de nuestras miserias, siendo el principal privilegio el de los capitalistas de quedarse con los frutos de nuestro trabajo.

¿Si todas las personas somos iguales por qué hay tantas diferencias entre las condiciones de vida de los trabajadores y de los empresarios, especialmente los grandes y medianos, cuando la mayoría no trabaja o gana sueldos estratosféricos para el trabajo que hacen? El primer paso que demos para organizarnos como clase pone en evidencia que esta no es solo una lucha entre los trabajadores de una empresa contra el jefe, o los de un sector entero contra la patronal, es la lucha de toda la clase obrera que se gana la vida con su trabajo contra toda la clase de empresarios que vive aprovechándose de ese trabajo.

Por lo tanto, os animamos también a militar en La Maza para poder acabar con la explotación capitalista, que requiere organización y una guía científica que sea capaz de multiplicar el trabajo de elevación de conciencia y de organización.

Nativo o extranjero, 

¡Organízate como clase obrera políticamente 

y en un sindicato combativo de clase!