Línea de trabajo sindical comunista. La conquista de los sindicatos y la construcción del partido del proletariado

Desde La Maza nos hemos comprometido a realizar un consecuente trabajo bolchevique desde que nos hemos constituido como organización marxista leninista, rompiendo con el revisionismo y el oportunismo del que veníamos (ver conclusiones de nuestro primer congreso). Por lo tanto, cada tema a abordar lo hacemos tratando al marxismo como ciencia, es decir, lo estudiamos:
“Sobre todo los jefes deberán instruirse cada vez más en todas las cuestiones teóricas, desembarazarse cada vez más de la influencia de la fraseología tradicional, propia de la vieja concepción del mundo, y tener siempre presente que el socialismo, desde que se ha hecho ciencia, exige que se le trate como tal, es decir, que se le estudie.” (Engels. La guerra campesina en Alemania. 1875. Citado por Lenin. ¿QUE HACER?)

Debido a esto, nuestro documento bebe de las siguientes fuentes: “II, III, IV Congreso de la IC” y de “Dimitrov VII Congreso de la IC. Informe clase obrera contra fascismo.”

Se nos puede reprochar en el documento que a pesar de que está basado en fuentes correctas, las condiciones actuales no son las mismas y no se puede aplicar la misma táctica en un momento en el que no existe el Partido Comunista en España y a nivel internacional la dispersión y debilidad comunista es similar. Nosotros somos conscientes de eso, por eso en nuestro punto 4 del documento vinculamos ambas tareas, la conquista de los sindicatos y la construcción del partido:
“Se deben trabajar ambos objetivos a la vez, construir partido del proletariado y conquistar la mayoría comunista en el sindicato.“ (Linea sindical. La Maza)

Sin el partido no se podrá lograr la conquista de los sindicatos, entonces alguien puede decir: “construyamos antes el partido”. Pero el partido no es una secta, está vinculado indisolublemente al movimiento obrero. Incluso en los momentos de construcción del partido bolchevique, donde existía gran dispersión y debilidad ideológica, el requerimiento del trabajo de masas era esencial para construir la unidad ideológica, es decir, tal unidad partía de la dispersión y el fraccionalismo. Es decir, esta dispersión y fraccionalismo presuponen cierta difusión y popularización del marxismo, el cual ha calado en varios grupos en España y lo intentan desarrollar, aunque de manera artesanal e irremediablemente incompleta. Por lo tanto, la construcción del partido está vinculada a ambos aspectos, a un trabajo teórico y práctico.

Todavía alguna persona nos puede decir: “Ok, aceptamos que el trabajo práctico es esencial para la construcción del partido, ¿pero por qué es tan importante el sindicato?” Podemos encontrar esta respuesta en el mismo documento:

“2. En las condiciones actuales, es inviable pensar en la toma del poder por la clase trabajadora sin la conquista de los sindicatos. El papel de los sindicatos para el partido en el período que precede al combate del proletariado por la conquista del poder, durante ese combate y tras él, después de la conquista, difiere en muchos aspectos pero siempre, antes, durante y después, los sindicatos siguen siendo la organización más vasta, más masiva, más general de trabajo de masas del partido y, en relación con este último, desempeñan hasta cierto punto el papel de la circunferencia con relación al centro.

3. Para afianzar la unidad obrera es indispensable la unidad sindical. La labor por la unidad sindical es una cuestión fundamental para los comunistas, en los sindicatos es donde están la mayor parte de las masas obreras organizadas. 

4. Si los comunistas no dirigimos la lucha económica vinculándola al objetivo de la revolución, esta estará dirigida por el reformismo inevitablemente. El reformismo socialdemócrata dominante en los sindicatos mayoritarios está íntimamente ligado a la falta del partido político del proletariado. Se deben trabajar ambos objetivos a la vez, construir partido del proletariado y conquistar la mayoría comunista en el sindicato.“

Otra consideración que podemos escuchar: “Ok, aceptamos que el trabajo sindical es básico, también que es importante la labor práctica, pero sin un esclarecimiento teórico de la cuestión, esta labor no se puede realizar”. 

El trabajo teórico es esencial:
“Sin teoría revolucionaria tampoco puede haber movimiento revolucionario. Jamás se insistirá bastante sobre esta idea en unos momentos en que a la prédica de moda del oportunismo se une la afición a las formas más estrechas de la actividad práctica.” (Lenin. ¿Qué hacer?)

Además, siguiendo ese apartado del libro, compartimos esa misma situación de debilidad organizativa y teórica. No tenemos partido, apenas unos pocos grupos se plantean ese objetivo y la mayoría dista mucho de haber ajustado cuentas con las otras tendencias revisionistas, aquí podríamos salvar a Bitácora ML. Además, debemos combatir un fuerte chovinismo y aplicar con éxito la experiencia de otros países.

“Por el momento, queremos señalar únicamente que sólo un partido dirigido por una teoría de vanguardia puede cumplir la misión de combatiente de Vanguardia.” (Lenin. ¿Qué hacer?)

Por lo tanto, nosotros nos hemos tomado en serio la teoría y la experiencia internacional y hemos elaborado basado en ella este documento sindical.

Para concluir, compartimos dicho documento con todos los comunistas, esperamos que lo lean y hagan los aportes que crean necesarios. Sirva también para ellos como guía de acción y podamos colaborar, estrechando así lazos entre el MCE bajo el ML, fortalecerlo y podamos pronto dar un salto cualitativo organizativo y teórico que nos permita explotar mejor nuestras fuerzas, ser reconocidos como una fuerza política y conseguir la tan anhelada fusión del socialismo con el movimiento obrero.