La Maza

Vox refuerza su estructura militar para tomar el poder. Mientras el pueblo está indefenso.

Vox es un partido fascista. Para implantar su programa político necesitaría una dictadura terrorista sobre el pueblo trabajador (fin pensiones, sanidad, convenios, prohibición de partidos democráticos, derecho huelga…). Los medios y organizaciones burguesas utilizan símiles como extrema o ultra derecha para referirse a ellos debido a que no usan el marxismo y son incapaces de vincular su esencia terrorista con la de los regímenes fascistas clásicos o directamente con intención de encubrir su verdadero carácter, dejando así que esta fuerza política crezca.

Vox ya ha hecho el amago de dar un golpe de estado esta legislatura pero no tiene la fuerza suficiente para llevarlo a cabo, a pesar de que tiene un mayoritario apoyo en la policía, como demuestran los resultados de las últimas elecciones sindicales allí, y en los militares, como demuestran los resultados de los colegios electorales cerca de cuarteles. Por eso busca acrecentar sus fuerza militarista mediante su entrada en la seguridad privada con su nuevo sindicato. La seguridad privada es un sector grande, en crecimiento y, desde sus inicios, está copado por reconocidos ultrareaccionarios(1)

Necesitamos elevar la conciencia de clase de las masas trabajadoras del país para tener opciones de vencer al fascismo. La simple denuncia de las aberraciones de Vox, como hace la izquierda burguesa tipo Podemos o PSOE, es insuficiente. No evidencia su carácter cualitativamente diferente respecto a otros partidos capitalistas democráticos ni sitúa ante el pueblo el carácter de clase del fascismo y de los propios partidos democráticos burgueses frente a los intereses de clase de los obreros. Esta labor de vanguardia solo la puede realizar una organización que utilice una teoría de vanguardia y que se proponga superar el orden actual de las cosas: el partido político de la clase obrera. Pero actualmente tal organización no existe, en el campo autodenominado comunista domina el revisionismo.

Debemos participar en cualquier espacio por avances progresistas o contra la reacción, los ataque del capital y la unidad popular para enfrentarnos a la reacción. Pero esto no es suficiente, los trabajadores más conscientes deben dar un paso más y militar en una organización consecuentemente marxista leninista. Necesitamos un cuartel general que sepa guiar y organizar todas esas luchas, el partido de la clase obrera. Sólo superando el sistema actual venceremos realmente al fascismo.

(1) (https://www.lamarea.com/2013/12/11/la-ley-de-seguridad-privada-permitira-al-partido-ultra-espana-2000-ejercer-como-policia/)