Nuestra propuesta para el Plan de Choque: realismo, compromisos y antifascismo.

Los tiempos que vienen no serán fáciles para la clase trabajadora. De momento, algunas medidas paliativas del actual gobierno permiten que las tensiones no exploten, pero la realidad es que esas medidas ni tan siquiera ahora están siendo capaces de impedir el empobrecimiento acelerado de la mayoría trabajadora. Y, a fin de cuentas, los gastos del Estado alguien tendrá que pagarlos, o son las élites financieras o son las trabajadoras y los trabajadores. Mientras no tengamos la fuerza suficiente como clase para imponer una sociedad socialista, lo que está en juego es cuánto las clases trabajadoras tendrán que asumir peores condiciones y cuánto esas élites querrán suprimir derechos y libertades. Todo dependerá del nivel de organización, movilización y conciencia de cada una de las clases.
Somos conscientes de que hay muchas organizaciones y personas que saben que las tensiones se desarrollarán. Y por eso, entendemos que surgirán muchas propuestas de movilización entre la izquierda para canalizar el descontento. Una de ellas es el mismo Plan de Choque, que ha convocado movilizaciones el 20 de junio en varias ciudades del Estado. Los dinamizadores de esta propuesta son conscientes de esta realidad y entienden, con más o menos claridad, que el malestar va a crecer, que la lucha de clases persiste y que si las clases trabajadoras no nos unimos y organizamos los ataques serán más duros. Aunque no se exponga claramente, todas y todos sabemos que de nuestra respuesta como clase depende el ascenso de la ultraderecha y el fascismo.
El Plan de choque social son una serie de propuestas que suscriben varias organizaciones que en sus líneas generales buscan darle una salida social a la crisis y la mayoría son factibles en el capitalismo. El problema es que en su mayoría de reivindicaciones son de carácter ofensivo, no hay un compromiso por defenderlas y no incluye la lucha antifascista. La historia del movimiento obrero nos enseña de que manera debemos organizar los frentes de masas populares para que tengan éxito.
Los frentes pueden tener un carácter defensivo u ofensivo, dependiendo de varios factores como su unidad, fortaleza y correlaciones de fuerza. Ahora este frente que representa el Plan de choque social es débil respecto al porcentaje de masas que representa, está débilmente unido y la correlación de fuerzas para el movimiento obrero es precaria actualmente, con la socialdemocracia gobernando y sin el partido de la clase obrera en España constituido.
No existen compromisos claros para defender las propuestas del Plan. En la página web podemos leer “resumimos algunas propuestas urgentes que exigimos y que vamos a defender desde la solidaridad, la organización colectiva y la movilización”. La falta de concreción hace que se pueda entender que con simples acciones en redes sociales y alguna manifestación pueda ser suficiente.
La lucha antifascista y contra la reacción es un pilar clave de los frentes. El fascismo busca la dominación más salvaje de las oligarquías contra el pueblo trabajador, es el mayor enemigo. La extrema derecha se está fortaleciendo con Vox en España. La lucha por las conquistas sociales es indisoluble de la lucha contra cualquier retroceso democrático o social.
Desde La Maza como organización consecuente comunista nos guiamos por el conocimiento más avanzado que nos ha dado nuestra clase para guiar nuestra acción revolucionaria: el marxismo. Uno de los grandes líderes obreros, Dimitrov, nos enseña algunas claves que debe tener un frente para triunfar: la crisis la deben pagar los capitalistas, lucha contra toda ofensiva reaccionaria y sellar pactos con las organizaciones para desencadenar acciones de masas. Aunque esto no es suficiente y es solo el primer paso:


“Las acciones conjuntas de los obreros organizados son el comienzo, son la base. Pero no podemos perder de vista que la aplastante mayoría de los obreros, la constituyen las masas no organizadas.” (La clase obrera contra el fascismo. Dimitrov).


Desde La Maza animamos a la participación en la manifestación, que con sus defectos, tiene un carácter progresista. Nosotros nos comprometemos a defender nuestras aportaciones ante las organizaciones que integran el Plan y las gentes que las apoyan.
Recordamos que las crisis económicas son provocadas por el capitalismo. Que la crisis del COVID19 se ha acentuado por culpa de este sistema económico que prima el máximo lucro por encima de todo. Que hasta las mejores reformas no dejan de ser parches mientras no toquen la base que sustenta el capital, la propiedad privada de los medios de producción. Que esto pone encima de la mesa la cuestión del socialismo, la toma del poder y que para resolverlo es necesario que la clase obrera se organice en su propio partido. Os invitamos a militar en la Maza para avanzar unidas y unidos hacia esos objetivos.