PSOE y UP y su antifascismo de postal

El 9 de mayo se celebra el día de la victoria contra el nazismo. Una fecha esencial para el movimiento obrero ya que supuso la derrota del principal estado fascista, gracias principalmente al comunismo. Los capitalistas en general se oponen al comunismo porque supone acabar con sus privilegios; pero además el recuerdo objetivo de esta época los pone en evidencia como conciliadores y auspiciadores de tales regímenes para mantener a raya a la clase obrera revolucionaria y obtener los máximos beneficios económicos. De ahí viene su actitud despectiva y mentirosa ante esta fecha.

Algunos podrán decir que UP siempre ha mostrado una actitud antifascista pública, como el uso de pin antifascista o la defensa de la importancia de los comunistas en la democracia o que el PSOE ha denunciado a Vox por delitos de odio y ha insinuado que los va a ilegalizar. Sin embargo esta oposición de boquilla se contradice con sus actos. La realidad es que estos mismos partidos han mantenido los privilegios fascistas españoles, como la impunidad de “Billy el niño”, la propia monarquía o en el exterior el PSOE equipara el comunismo al fascismo, reconocen a golpistas reaccionarios como Guaido. Y ambos, PSOE-UP se muestran pasivos ante la toma del poder fascista en Bolivia y siguen vendiendo armas y comerciando con Arabia Saudi, alimentando el yihadismo. En el interior ya vemos como los llamamientos a golpe de estado y la política mentirosa y de odio criminal contra las clases populares es llevada a cabo con total impunidad por Vox y sus afines, mientras el gobierno socialdemócrata se muestra dócil frente a la amenaza que representa.

La convivencia con el fascismo que proponen los reformistas, sólo reprochada con la crítica parlamentaria y durante las campañas electorales, permite la promoción de la ideología reaccionaria y terrorista del gran capital. Por muy buena voluntad que puedan tener algunos líderes socialdemócratas, los intereses de clase a los que representan los atan. Sus organizaciones no mantienen la defensa de los intereses de la clase trabajadora. Una defensa de la clase obrera consecuente a los principios antifascistas solo es compatible con el comunismo, porque dentro de este sistema no se pondrá impedimento alguno al auge fascista. ¡Enfréntate al fascismo! Milita consecuentemente y denuncia el falso antifascismo y el carácter de clase de medios de comunicación y partidos.